Noticia10 Mayo 2019

Día Mundial del Comercio Justo: Impulsar otro modelo comercial para combatir la pobreza y la desigualdad

La Red Interdiocesana de Comercio Justo de Cáritas ha convocado diversos actos celebrativos en 30 ciudades españolas

Bajo el lema “Somos Comercio Justo, ¿y tú?”, Cáritas se une, como parte activa de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo, a la celebración del Día Mundial del Comercio Justo, que tiene lugar el 11 de mayo, con un intenso programa de actividades organizadas en 30 ciudades españoles por su Red de Comercio Justo y que se prolongará más allá del día 15 de mayo.

Otro modelo comercial

Con esta jornada las organizaciones de Comercio Justo lanzan un llamamiento a la ciudadanía a unirse a este movimiento mundial que lucha contra la pobreza y la desigualdad a través de la articulación de otro modelo comercial inspirado en principios como son los de garantizar unas condiciones laborales dignas y la igualdad salarial entre hombres y mujeres, la no explotación infantil o la protección del medio ambiente.

Cáritas ha convocado actividades en Albacete, Castellón, Gijón, Monzón, Burgos, Bilbao, Cádiz, Cuenca, Canarias, Getafe, Granada, Huelva, Huesca, Mallorca, Menorca, Lleida, Málaga, Badajoz, Zafra, Alicante, Orihuela, San Sebastián, Santander, Tenerife, Valencia, Teruel, Urgell, Vic, Zamora y Zaragoza. Los actos han sido organizados por las distintas Caritas Diocesanas, con la participación activa de numerosas Caritas Interparroquiales, voluntarios y agentes del Comercio Justo de la Confederación.

Además, durante la jornada se lanza una campaña de activismo en redes sociales bajo el hashtag #SomosComercioJusto para poder unirse a este movimiento y mostrar nuestro compromiso por un mundo más justo.

Pobreza, empleo y cambio climático

Según datos de Naciones Unidas, actualmente 783 millones de personas viven en condiciones de pobreza, es decir, con menos de 1,90 dólares al día. Aunque esta cifra se ha reducido en los últimos años, la desigualdad se ha acrecentado, ya que en este mismo periodo el 1% de la población más acaudalada recibió el doble de ingresos que el 50% más pobre.

Otro factor fundamental en la persistencia de esta situación de precariedad es el empleo, ya que, si carece de unas condiciones dignas, no garantiza la superación de la pobreza. De hecho, y según la OIT (Organización Internacional del Trabajo) en todo el mundo casi un tercio de la clase trabajadora vive en condiciones de pobreza sin poder cubrir sus necesidades básicas. Es una realidad en la que las mujeres salen especialmente perjudicadas, ya que, por término medio, ellas ganan un 23% menos que los hombres.

Es importante destacar, asimismo, los efectos que el cambio climático supone para las comunidades más empobrecidas. En los últimos años más de la mitad de la tierra destinada a usos agrícolas se ha visto afectada por la degradación del suelo, una actividad en la que trabajan y de la que dependen directamente 2.600 millones de personas en todo el mundo.

Teniendo en cuenta estos datos, la propia OIT advierte de que “a menos que se tomen medidas para aliviarla, la pobreza podría perpetuarse de generación en generación, exacerbando la inestabilidad socioeconómica y erosionando el apoyo a las políticas en favor del crecimiento”.

Compromiso con los ODS

Ante ello, el Comercio Justo plantea la necesidad de otro modelo económico y comercial que ponga a las personas y el medio ambiente en el centro frente a los intereses económicos. Para ello, el Comercio Justo busca garantizar unas condiciones laborales dignas y seguras para sus productores, el pago de un salario adecuado e igual para hombre y mujeres en el desarrollo de las mismas tareas, la no explotación laboral infantil y una producción basada en técnicas y procedimientos respetuosos con el entorno natural. De esta manera, se favorece la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible adoptados por la ONU en 2015 y que deberían cumplirse antes del 2030.

Dentro de la red internacional de Comercio Justo existen más de 2.000 organizaciones productoras repartidas en 75 países de África, Asia, América Latina y el Caribe, en las que trabajan más de 2 millones de personas. De ellas, tres de cada cuatro organizaciones se dedican a la producción de alimentación y de materias primas, y, según la Organización Mundial del Comercio Justo, unas 250 entidades se dedican actividades textiles o a la artesanía.

43 millones de euros facturados en España

En España, hay 150 tiendas y puntos de venta especializados, gestionados por las organizaciones de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo. Además, los productos están presentes en otros establecimientos minoristas, grandes superficies y cadenas de hostelería. En 2017 su facturación ascendió a 43 millones de euros, lo que supone un 8% más que el año anterior. La alimentación, y en particular el café, el azúcar y el cacao, continúan siendo los artículos más vendidos. Pese al aumento de las ventas, nuestro país está a la cola en relación a nuestros vecinos europeos.

Cáritas, a través de su Red Interdiocesana de Comercio Justo, integrada por 29 Cáritas Diocesanas de toda España, cuenta con 31 tiendas y 78 puntos de venta que, en el último, contabilizaron unos beneficios de 640.000 euros procedentes de la venta de productos.

La celebración del Día Mundial del Comercio Justo está promovida en nuestro país por la Coordinadora Estatal de Comercio Justo (CECJ) y cuenta con financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo. La agenda completa de actos del Día Mundial del Comercio Justo se puede consultar en www.comerciojusto.org.

DESCARGAR NOTICIA

DESCARGAR FOTO