Acción social

Atención a familias en Asturias

Para mejorar la crianza y las relaciones personales.

Una visión rápida del proyecto

En el programa “Pausa” acompañamos a las familias y les ayudamos a generar dinámicas de convivencia saludables.

  • Quién lo haceCáritas Diocesana de Asturias.
  • En qué consiste: Atendemos familias en situación de vulnerabilidad y exclusión social, con dificultades para el acceso y el mantenimiento de un empleo, y carencia de otros recursos personales que dificultan aún más resolver adecuadamente la crianza y educación de sus hijos, priorizando el bienestar del menor.
  • Quiénes participan: 200 personas de 173 familias

Objetivos

Y retos.

Crear y dinamizar espacios inclusivos (participantes, voluntarios, técnicos y personas ajenas a la institución) en distintos territorios de la geografía asturiana al servicio del crecimiento personal y colectivo.

Crear y dinamizar espacios que sirvan de apoyo y sostén metodológico y emocional a los agentes de Cáritas (trabajadores y voluntariado) y profesionales del entorno que llevan a cabo acompañamientos en los distintos programas institucionales y extra institucionales.

Fomentar la participación del voluntariado social en el proyecto.

Nuestra acción

En detalle.

Desde el Proyecto “Pausa” se abordan las situaciones familiares en su globalidad, con un programa para todos, que ni segregue ni estigmatice a las personas en función de sus problemáticas, diseñado para que las familias sean las protagonistas de sus propios procesos, y que ellas mismas promuevan la transformación, su propia promoción social.

Con nuestra intervención buscamos:

  • Facilitar la transformación de las personas hacia el cambio.
  • Mejorar la autoestima de los progenitores.
  • Facilitar espacios de encuentro y reflexión entre padres y madres con preocupaciones comunes.
  • Mejorar las relaciones entre padres e hijos/as.
  • Mejorar los canales de comunicación entre los distintos miembros de la familia y redes de apoyo.
  • Favorece que se establezcan en el hogar nuevos roles familiares.
  • Mejora y trabaja en el descubrimiento y la asunción de aspectos emocionales.
  • Facilita la adquisición de habilidades y capacidades individuales y familiares.
  • Reconoce los derechos de los menores y sus familias.
  • Favorece el acceso a servicios y recursos.
  • Garantiza los derechos de las familias y el ejercicio de estos, así como la participación de la comunidad, en su barrio y en el proyecto.

Nuestros proyectos necesitan tu apoyo, cada gesto cuenta