EMERGENCIA

Cáritas con la crisis de Venezuela

Apoyamos a la población ante la dificultad de acceso a alimentos y medicamentos.

Donar

La inestabilidad política y la agitación social que vive Venezuela han agravado la crisis económica y social y han desencadenado una masiva ola migratoria, la mayor en la historia de América Latina. Un creciente número de personas sigue abandonando el país a causa de la violencia, la inseguridad, la persecución, las amenazas, la escasez de alimentos y medicamentos, la falta de acceso a los servicios sociales y la pérdida de ingresos.

Se estima que, de media, 5.000 personas salieron cada día de Venezuela durante 2018 en busca de protección o de una vida mejor. Colombia acoge el mayor número de refugiados y migrantes, más de 1,1 millones. Le siguen Perú, con 506.000; Chile, con 288.000; Ecuador, con 221.000; Argentina, con 130.000 y Brasil, con 96.000. México y otros países de Centroamérica y el Caribe también están acogiendo a importantes números de refugiados y migrantes venezolanos.

Aunque las fronteras oficiales siguen cerradas, muchos venezolanos están usando peligrosos corredores ilegales, normalmente empleados para el tráfico y el contrabando de drogas y controlados por grupos paramilitares que cobran tarifas para pasar.

Contexto

  • El 21 de enero de 2019, el presidente de la Asamblea Nacional y líder de la oposición, Juan Guaidó, se autoproclamó presidente interino. Se realizaron marchas y manifestaciones de amplio alcance en diferentes partes del país. 
  • EE.UU. ha impuesto nuevas sanciones a la petrolera venezolana PDVSA3, provocando mayor escasez de petróleo y de dinero en efectivo.
  • Los cortes de agua y electricidad son frecuentes. La escasez de agua ha llevado a la población a buscar agua en las alcantarillas y en riachuelos.
  • La hiperinflación ha provocado que el 87% de la población quede por debajo del umbral de pobreza.
  • El cierre de las fronteras ha impedido que entre ayuda humanitaria en el país.

 

Respuesta en Venezuela

Cáritas Venzuela ha destinado más de 6 millones de euros a apoyar a las población más afectada pro la crisis. Han contribuido a dicha ayuda las Cáritas de otros países: México, Suecia, España, Alemania, Portugal, Estados Unidos, Italia, Canadá, Francia, Corea, Reino Unido, Bélgica y Noruega.

Sigue desarrollándose la  intervención para reducir la mortalidad, mejorando el acceso a la alimentación y la nutrición, el agua, la higiene y la sanidad, y para fortalecer a las comunidades afectadas por la crisis.

  • Durante 2018, Caritas puso en marcha un Llamamiento de Emergencia que llegó a 104 230 personas en 13 estados.
  • Organizó 1.470 comedores populares en los que se sirvió un total de 137.833 comidas.
  • 21.432 niños menores de cinco años y 1.531 mujeres embarazadas fueron diagnosticadas con malnutrición.
  • 12.536 niños y 501 embarazadas resultaron tener déficit nutricional.
  • 2.544 familias recibieron cestas de comida adicionales.
  • El 69% de los niños asistidos por Caritas recuperaron un nivel de nutrición normal.

De forma paralela y en diferentes diócesis, Cáritas Venezuela está poniendo en marcha dos proyectos financiados por el Gobierno Noruego, a través de Caritas Noruega, y por ECHO, en consorcio con Caritas Francia y Médicins du Monde.

Con el apoyo de Caritas Noruega, Cáritas Venezuela planea asistir a 3.500 niños menores de 5 años y a sus familias (1.200 hogares), así como a 800 mujeres embarazas / madres lactantes en lo que se refiere a salud primaria y seguridad alimentaria en los estados de Zulia, Miranda, Distrito Capital, Vargas, Lara y Carabobo.

En colaboración con Caritas Francia y Médicins du Monde, Caritas destinará sus acciones a 912.070 venezolanos en situación de vulnerabilidad, ofreciéndoles asistencia nutricional y sanitaria a través de consultas médicas, actividades de prevención comunitarias y provisión de medicamentos. También se creará un programa de higiene para luchar contra las enfermedades relacionadas con el agua.

El nuevo Llamamiento de Emergencia lanzado por Caritas Internationalis en marzo de 2019, en representación de Cáritas Venezuela, está destinado a 17.060 personas (de las cuales 7.200 son niños) en 8 diócesis. Cáritas Española apoya este llamamiento con 100.000 €.

Respuesta de Cáritas en Brasil

Contexto

Según cifras oficiales de ACNUR de marzo de 2019, Brasil ha recibido más de 200.000 venezolanos desde 2017. 85.000 han presentado solicitudes de asilo y 40.000 han recibido visados temporales de residente. Los venezolanos han huido de la hiperinflación, la escasez y la inestabilidad política y han buscado la seguridad en Brasil. La mayoría llega al pequeño municipio brasileño de Pacaraima, situado en la frontera con Venezuela, y luego se traslada a Boa Vista. A menudo los migrantes caminan más 200 kilómetros, los que separan las dos localidades. La frontera entre Brasil y Venezuela ahora está oficialmente cerrada.

La población que está en situación migratoria y refugio está concentrada en la región Norte de Brasil, en el Estado de Roraima (puerta principal de entrada en la frontera), y llegan por la Ciudad de Pacaraima, desplazándose hasta la Ciudad de Boa Vista (capital del estado de Roraima). Se trata de una región con poca capacidad de absorción para el trabajo y la vivienda, y que, sobre todo, está en territorio con grandes franjas de tierras indígena y una presencia continua del ejército brasileño. Después de Pacarima, Boa Vista, las ciudades de acogida son Amajari, Rorainópolis y Mucajaí.

Desde aquí los flujos migratorios sigue camino hacia los estados del Amazonas, en la capital Amazonas, donde las necesidades de vivienda y alimentación son prioritarias. 

De igual modo el desplazamiento también está siendo evidente en los Estados de Mato Grosso, São Paulo, Paraná y Distrito Federal.              

En el momento en que muchos migrantes esperan cerca de 3-4 meses para que su documentación legal (incluso el permiso de los trabajadores) sea aprobada, muchos se ven obligados a involucrarse en mano de obra de costo extremadamente bajo, sufriendo muchas veces con prácticas laborales de explotación; ventas informales; mendicidad; y actividad ilícita, incluyendo el trabajo sexual, que representan riesgos severos, especialmente para mujeres y niñas. Y en el caso de los migrantes vulnerables sin empleo o flujos de renta viables, enfrentan falta de alojamiento o condiciones precarias de vivienda, con muchos durmiendo al aire libre en parques; malnutrición; enfermedades respiratorias, gastrointestinales y de la piel; y la violencia.

El 92% de los entrevistados presentan síntomas relacionados con el estrés y el trauma. Roraima es un estado fronterizo con altas tasas de pobreza y luchas históricas entre propietarios de tierras y poblaciones indígenas. Como resultado, las tensiones son altas, pues las comunidades anfitrionas y los migrantes compiten por recursos escasos.

De acuerdo la información de registro de ingreso al país de migración en Brasil, así como, de organizaciones que brindan atención y acompañamiento, la mayor parte de la población que ingresa al territorio nacional corresponde a menores mujeres entre los 21 y los 45 años, niños y por último hombres. 

 

Personas atendidas
  • 8.000 reciben apoyo en alimentación y nutrición.
  • 9.400 en agua e higiene.
  • 80 en refugio y artículos no alimentarios.
  • 350 en salud.
  • 3.000 en protección personal.

Respuesta de Cáritas en Ecuador

Contexto

Ecuador ha sido históricamente, un país de origen, tránsito, destino y retorno de personas en situación de movilidad humana.

Según el ACNUR, Ecuador alberga actualmente a más de 64,000 refugiados (principalmente personas de origen colombiano), mientras que entre los años 2016 a 2019, han ingresado 1.391.002 personas venezolanas, de los cuales, se calcula que al menos un 18% (243.029), aún permanece en territorio ecuatoriano, esto; sin contar con el amplio número de personas que ingresa por pasos irregulares o mediante el pago a traficantes.

Las últimas imposiciones del gobierno ecuatoriano por las que los migrantes tienen que aportar documentación, como el pasaporte o antecedentes penales, han provocado un aumento del porcentaje de venezolanos que accede al país de manera irregular y/o pagando a traficantes, aumentando así la vulnerabilidad de la población migrante.

Algunos de los problemas más importantes a los que los venezolanos tienen que enfrentarse durante su ruta migratoria son la falta de alimentos, de agua, de refugios seguros, de recursos económicos, de documentación adecuada y de asistencia sanitaria.

Cáritas afirma que el 90% de las personas con las que ha entrado en contacto tienen empleos informales, principalmente como vendedores ambulantes. La falta de empleo ha llevado a un aumento de la mendicidad, y la falta de garantías y de protección ha generado un aumento del tráfico de mano de obra y de la explotación laboral en diversos ámbitos laborales.

En Ecuador se ha producido un aumento de los actos de violencia contra la población venezolana.

 

Respuesta a la crisis

Entre octubre de 2018 y enero de 2019, Cáritas Ecuador proporcionó alimentos, refugio, asistencia sanitaria y asesoramiento en la frontera norte del país a un total de 3.319 personas con fondos enviados por Cáritas Alemania. Además ofreció transporte a 171 familias con hijos menores de edad, a mujeres embarazadas y a personas que caminaban solas para reunirse con sus familias en Ecuador o en Perú.

Cáritas Ecuador apoya y promueve a nivel nacional la campaña de Caritas Internationalis “Compartir el Viaje”, promoviendo una cultura de solidaridad y de compartir, especialmente en ciudades que están en la frontera y en Quito.

Respuesta de Cáritas en Colombia

Contexto

La migración desde Venezuela a Colombia reside principalmente en las regiones de la frontera, en Bogotá y en la región de costa Atlántica. Casi el 80% de los migrantes que están en Colombia se encuentran en estos departamentos. Según Migración Colombia, a fecha de 31 de diciembre de 2018, 1.174.743 migrantes y refugiados venezolanos vivían en Colombia (número oficial empleado por el Gobierno nacional, la Organización Internacional para las Migraciones y el Grupo Interinstitucional de Flujos Migratorios Mixtos de Colombia).

EL DNP – Departamento Nacional de Planeación de Colombia – calcula que para finales de 2019 habrá 1.924.630 venezolanos. Algunos siguen caminando a otros países, como Ecuador, Perú, Chile, Argentina o Brasil. El cierre de la frontera entre Colombia y Venezuela está empezando a causar estragos en la economía de Norte de Santander (los comercios se han paralizado y las bajas ventas reducen los ingresos de las personas empleadas por estos comercios). Según Caritas Cúcuta, puede que miles de venezolanos permanezcan atrapados desde que se produjo el cierre de la frontera el 23 de febrero.

 
Respuesta a la crisis

Cáritas Colombiana ayudó a 16. 633 personas entre octubre de 2017 y junio de 2018 en Riohacha, Cúcuta, Puerto Carreño, Barranquilla, y Bogotá, ofreciendo asistencia sanitaria, refugio y servicios de protección, con el apoyo  de Caritas Internationalis.

Además trabaja en colaboración con USAID/OFDA, PRM, ACNUR, Caritas Luxemburgo, Caritas Francia, Istituto per le Opere di Religione, Caritas Española, UNICEF, SCIAF y CORDAID, ayudando a 87 904 personas mediante la mejora del acceso al agua / saneamiento / higiene, proporcionando dinero en efectivo para múltiples fines, así como asistencia sanitaria, transporte, acompañamiento / servicios jurídicos y ayuda psicológica.

Desde Cáritas Española hemos apoyado este llamamiento de emergencia con 150.000 €.

Además, CE y la AECID apoyan un proyecto de atención humanitaria en la frontera colombo ecuatoriana (Diócesis de Ipiales y Pasto) y frontera colombo venezolano (Diócesis de Riohacha) con una dotación presupuestaria de 600.000 €. Este proyecto pretende facilitar el acceso a derechos básicos en Colombia de la población migrante y retornada víctima de la crisis en Venezuela con especial atención a mujeres y menores no acompañados. Específicamente en materia de protección, refugio y educación de la población migrante en edad escolar con voluntad de permanencia. La población atendida asciende a 8.863 personas, de las cuales 7.500 son adultos y menores 1.363.

Por otro lado, se ha trabajado una propuesta de atención humanitaria en consorcio CE y Cáritas Alemania para ser financiada por ECHO (Unión Europea) en 4 países (Perú, Brasil, Ecuador y Colombia, siendo este último el de mayor actividad) que atenderá a 50.000 personas. En caso de ser aprobada, CE asumirá la responsabilidad de la ejecución de la propuesta en 2 diócesis en Colombia, en la frontera colombo ecuatoriana y colombo venezolana.

Informes de evolución de la emergencia

Conoce en detalle nuestra respuesta de emergencia a la población venezolana.

 

Dona ahora

Apoya a las familias que no pueden acceder a alimentos.

Contribuye con las parroquias que atienden a la población.

Ayuda a las parroquias que atienden a las personas desplazadas.