EMERGENCIA

Cáritas con Mozambique

Acércate a la terrible realidad que vive el país con las recientes inundaciones.

Donar

Necesitamos tu ayuda urgente para apoyar a las familias afectadas

Cinco semanas después del paso del ciclón Idai por la región centro de Mozambique, otro ciclón, Keneth, golpeó el pasado 26 de abril la región norteña de Cabo Delgado.

Ambos nos dejan imágenes y testimonios de un escenario descorazonador en 4 regiones donde compañeros y voluntarios de Caritas trabajan día y noche para atender a la población damnificada junto a organismos del Gobierno y otras instituciones internacionales en Beira, Chimoio y Quelimane, en la zona centro, y en Pemba, en la zona norte. 

En los primeros momentos las ayudas se distribuyeron con muchas debido a las dificultades para llegar a las zonas más afectadas y se organizaron albergues de emergencia, la mayoría en escuelas que ahora necesitan volver a la rutina escolar. La necesidad más urgente se centra en conseguir un abrigo a miles de familias desplazadas, que lo han perdido todo por la fuerza de los vientos y las inundaciones.

Podemos hablar de las “primeras ayudas” para una población muy grande, en un territorio muy extenso y con la mayoría de sus caminos desaparecidos con las fuerzas de las aguas.  La superficie cultivada que ha quedado arrasada equivaldría a un millón de campos de fútbol.

El cólera y la malaria, endémicos en las zonas afectadas, tienen un riesgo de propagación muy alto. El acceso a la salud es muy limitado ya que se cuenta con equipos médic os muy básicos y reducidos y muchos centros de salud han resultado destruidos por ambos ciclones. Y a esto debemos sumar la falta de letrinas en funcionamiento que ahora mismo supone una de las principales preocupaciones cuya consecuencia más inmediata es contribuir a elevar los afectados por el cólera.

El agua se ha llevado las cosechas a punto de recogerse y hasta dentro de 6 meses no se volverá a plantar por lo que se espera un periodo muy largo de dependencia alimenticia y recuperación de medios de vida y hogares.

Respuesta a la emergencia

Gracias a la respuesta de Caritas, organizada a través de Caritas Internacionalis, en el primer mes se pudieron atender con ayuda alimentaria, refugios de emergencia, kits de higiene y kits de cocina a cerca de 14.000 personas de la región centro (Beira, Quelimane y Chimoio) afectada por el primer ciclón. La coordinación desde la oficina nacional con las Caritas afectadas ha sido incesante, manteniendo a su vez una comunicación y coordinación continua y muy activa con los organismos gubernamentales e internacionales que activaron la emergencia. 

Este mismo plan de actuación se está replicando en la zona norte donde hay mayor presencia de organismos internacionales. Tras la devastadora experiencia del Idai, las autoridades junto a los organismos activos en la zona, coordinaron y actuaron rápido frente a la amenaza del segundo ciclón, evacuando a poblaciones completas de las zonas más inundables.  Estas medidas preventivas evitaron  perdidas humanas por el mecanismo de evacuación a albergues más seguros. En uno de estos albergues, la Iglesia de Pemba, más de 1.000 personas encontraron refugio durante el paso del ciclón.

Las prioridades en ambas zonas, ahora mismo, se centran en la atención para la purificar el agua, llegar con comida y atención sanitaria a una población castigada sin hogar ni medios de vida para los próximos meses. 

Las ya deficientes carreteras con las que contaban estas poblaciones han desaparecido por completo en algunos lugares y eso genera muchas dificultades para el transporte.

1.850.000 personas afectadas

109.000 personas desplazadas

36.747 viviendas destruidas

500.000 hectáreas de terreno anegadas

Caritas Española, y con ella la confederación, acompaña desde el primer momento las acciones que han puesto en marcha desde Caritas Mozambique y trabajará en los próximos meses en la elaboración de un plan de reconstrucción que provea a estas familias de hogares y medios de vida y devuelva la esperanza que los ciclones han ahogado.

Enfermedades

  • Cada vez hay más informes de diarrea aguda en Beira.
  • Aumento de la incidencia de malaria, principalmente en Manica.
  • Están apareciendo brotes de cólera cada vez más abundantes en diversas partes del país.

Meteorológicos

  • Parece ser que los niveles de agua de las zonas inundadas están remitiendo. No obstante, las lluvias no han parado del todo.
  • Riesgo de desembalse de agua de la presas situadas en Zimbabwe y Malawi.

Alimentación

  • Todo el ciclo productivo agrario se ha visto alterado.
  • Las cosechas almacenadas se han perdido.
  • Imposibilidad de sembrar nuevas cosechas debido a las inundaciones generalizadas en las zonas afectadas.

Salud materno-infantil

  • Se estima que aproximadamente 74.650 mujeres afectadas por el ciclón están embarazadas y darán a luz en los próximos meses.

Acciones desarrolladas hasta el momento

Las Cáritas Diocesanas de la zona están impulsando acciones de evacuación, alojamiento, asistencia psicosocial, monitoreo y otras que incluyen:

  • Reacción de voluntarios en misiones y parroquias.
  • Recopilación de datos y necesidades de las comunidades.
  • Recolección de donaciones en los distritos de Nicoadala, Namacurra, Mocuba, Maganja da Costa y Luabo para conseguir alimentos, ropa, mantas, detergente, pañales, cubos y otros artículos de primera necesidad.
  • Sensibilización en radios comunitarias para prevenir enfermedades causadas por el agua.
  • Apertura de zanjas para interrumpir el flujo de agua estancada y habilitar vertederos comunitarios.

Las vías de acceso a las poblaciones están anegadas o interrumpidas por obstáculos y caída de puentes, por lo que es necesario contar con equipos especiales de intervención, así como vehículos adaptados a terrenos fangosos y resbaladizos.

La situación va a empeorar en lo próximos días, ya que los efectos del ciclón Idai van a seguir castigando la zona.

Ayuda urgente

Apoya la distribución de alimentos.

Colabora con la entrega de material de primera necesidad y kits de higiene.

Contribuye a mejorar las condiciones de vida de las comunidades.

También puedes colaborar en estas cuentas bancarias

Santander: ES77 0049 6791 7629 1600 0391

CaixaBank: ES46 2100 5731 7102 0028 5447

Más información