Cooperación

Desarrollo rural mediante la promoción de cooperativas en Etiopía

Una visión rápida del proyecto

  • Quién lo hace: Cáritas Meki, Cáritas Española y AECID (Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo).
  • En qué consiste: Impulso de la agricultura y las cooperativas para luchar contra la pobreza.
  • A quién va dirigido: Comunidades rurales que viven de la agricultura y ganadería.

 


Etiopía es el segundo país más poblado de África, con más de 100 millones de habitantes y una superficie equivalente a España y Francia juntas. Forma parte del Cuerno de África, la región del mundo con mayor prevalencia de subalimentación e inseguridad alimentaria grave y uno de los 11 países con mayor riesgo de empobrecimiento por cambio climático.

El impulso de la agricultura y las cooperativas: claves para la lucha contra la pobreza

 

  • El 80% de la población vive en zonas rurales y se dedica a la agricultura y ganadería de subsistencia.
  • La producción está muy expuesta a las crisis climáticas, con efectos devastadores en la seguridad alimentaria y los niveles de pobreza de los hogares.
  • El impulso de la producción y los ingresos de los agricultores mediante una actividad orientada a la comercialización y la gestión sostenible de los recursos
    naturales son imprescindibles para lograr la resiliencia de las comunidades y la seguridad alimentaria del país.

El Gobierno centra sus políticas de reducción de la pobreza en el sector agrícola, que representa el 42% del PIB. El sector sigue estando dominado por la agricultura de subsistencia, con técnicas arcaicas y tradicionales.

¿Qué estamos haciendo?

Cáritas Meki, Cáritas Española y AECID implementan desde 2010 una estrategia de desarrollo rural que está teniendo un impacto muy positivo en la población del West Arsi. El convenio pretende fortalecer una extensa red de cooperativas, a través de la cual se dota a los agricultores, hombres y mujeres, de las capacidades necesarias para aumentar su producción y generar unos ingresos justos por su trabajo, permitiéndoles cubrir sus necesidades básicas y acceder a una alimentación adecuada.

Entre otras actividades, el programa incluye:

 

Construcción de oficinas y tiendas para dar servicio a las cooperativas y la creación de almacenes para cereales.

Compra de maquinaria y herramientas agrícolas.

Realización de cursos de mejora de las técnicas de producción y formaciones en gestión y comercialización.

Suministro de fertilizantes y semillas y compra-venta de grano a un precio ventajoso.

Posibilidad de acceder a créditos a través de un sistema de préstamos con el banco regional.

¿Qué hemos logrado? 

 

  • Se ha consolidado un modelo de intervención propio a través de las cooperativas agrícolas, en línea con el sistema nacional, pero introduciendo nuevas formas de organización, nuevos actores y nuevas maneras de relacionarse entre ellos.
    • La unión “Uta Wayu” de cooperativas agrícolas tiene 30 cooperativas multiservicio que dan servicio a 200 cooperativas primarias.
    • La unión “Duro Shalla” de cooperativas de ahorro y crédito da servicio a 150 cooperativas de ahorro. El 75% de sus miembros son mujeres.
  • Los cooperativistas han incrementado sus ingresos y reforzado sus medios de vida, reduciéndose significativamente el periodo de escasez de alimentos en los hogares y teniendo un alto impacto en las condiciones de vida de las comunidades y el empoderamiento personal, especialmente de las mujeres.

Ver vídeo: Semillas de cambio, las comunidades