Cooperación

Asia

Las comunidades se organizan para enfrentar el coronavirus unidas.

¿Qué está pasando?

En lo que llevamos de pandemia son más de 5,5 millones los casos confirmados oficialmente en el continente asiático. Estos siguen aumentando exponencialmente, principalmente en India,  y no se llega a doblar la curva con unos 100 mil casos diarios. La cifra de víctimas mortales ya alcanza los 100 mil hasta hoy. Muchos de los países se encuentran aún en estado de alerta, con toques de queda y fuertes restricciones de movimiento.

Mantener la distancia social en dichos contextos es prácticamente imposible y el acceso a medidas de higiene es en la mayoría de los casos, insuficiente. Está aumentando la prevalencia de enfermedades crónicas como la tuberculosis, así como un aumento de los niveles de desnutrición.

Se está produciendo una inflación generalizada, y los productos básicos y de primera necesidad son los que más sufren el aumento de sus precios, que los hacen casi inaccesibles para las familias más vulnerables. Se está produciendo un gran número de retornos de migrantes laborarles a sus países de origen. Por otro lado, se percibe una implicación muy activa de los gobiernos locales en la respuesta a la pandemia, principalmente desde el ámbito sanitario.

Añadido a todo esto, existe una gran alerta de cara a la llegada de la temporada de lluvias y monzones, con lo que la propagación de enfermedades respiratorias es mucho mayor.

¿Qué estamos haciendo?

Muchas Cáritas que acompañamos entre las que se encuentran Filipinas, Camboya, Tailandia, Myanmar, India, Nepal y Bangladesh se han visto abocadas a ajustar sus presupuestos para priorizar la protección de su personal técnico y de los beneficiarios atendidos a través de los diversos proyectos que están en marcha.

En estos contextos el manejo de la pandemia es extremadamente complejo. La situación obliga a actuar de manera eficiente, ágil, creativa, humana y flexible haciendo que las Cáritas pongan todo su esfuerzo y compromiso al servicio de los más vulnerables.

Se está trabajando de forma coordinada con el resto de las Cáritas de la región donde la Cáritas Regional de Asia juega un papel importante en la comunicación y coordinación de diversas iniciativas.

Las acciones principales desarrolladas en este periodo son las de concienciación y sensibilización mediante charlas y material impreso, para hacer consciente a la población de las medidas de higiene a adoptar, los síntomas de la enfermedad y de los protocolos de actuación en caso de contagio. También se está distribuyendo material como mascarillas, jabones y gel desinfectante.

La propia iglesia local está adaptando sus recursos e instalaciones poniéndolas a disposición de las Cáritas y poder acoger a personas vulnerables, personas sin hogar, desplazadas o refugiadas.

Muchos nuevos proyectos de respuesta al COVID en la región para la compra de equipamiento, formación y asistencia básica a grupos más vulnerables.

Hemos aprobado varios proyectos nuevos para atender esta crisis por valor de 155.000 €, destinando estos fondos a la distribución directa de alimentos, compra de equipos de protección y campañas de sensibilización sobre esta emergencia.

Del mismo modo, alguno de los proyectos que ya estaban en marcha han sido afectados y modificados sustancialmente adaptándose a esta nueva realidad. 

El poder de cada persona

Cada gesto cuenta