Campaña

Iglesia por el trabajo decente

Unimos nuestra voces para clamar por un trabajo que respeta los derechos y dignifica a las personas.

¿Qué es el trabajo decente para la Iglesia?

Aquel que es expresión de la dignidad esencial de hombres y mujeres, libre de discriminación, pleno en respeto a los derechos y que además de permitir cubrir las necesidades de las familias, impulsa el desarrollo personal y espiritual.

¿Por qué defendemos el trabajo decente?

Porque queremos romper la lógica actual que pone en el centro a la economía y los intereses de muy pocos. 

Porque queremos que todos los trabajadores tengan condiciones dignas de empleo y articular de forma humanizadora tanto el trabajo como el descanso.

Abogamos por una economía que respeta a las personas, que las coloca en el centro de la actividad. Para ello formamos parte de la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente (ITD) junto a otras entidades de inspiración católica.

 El 7 de octubre se celebra la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, cita clave para ITD, que hará un llamamiento a los agentes políticos y sociales para que el trabajo decente sea una realidad universal e inmediata.

Celebramos el 1º de Mayo con todas las organizaciones que forman parte de la iniciativa Iglesia por el trabajo decente. Con motivo de la fiesta de los trabajadores y de San José obrero unimos nuestras voces y fuerzas por el sentido creador del trabajo, clave para el desarrollo humano, integral y solidario, y para denunciar la falta del trabajo decente en nuestra sociedad actual.

Toda la comunidad cristiana está llamada a visibilizar y denunciar, a través de todos los medios al alcance, la situación de desigualdad en el acceso al trabajo decente y la negación de dignidad que ello supone.

Todos podemos hacer algo desde nuestra organizaciones, parroquias o lugares de compromiso.