Voluntariado26/02/2021

Voluntarios jóvenes, inconformistas y comprometidos con Cáritas

Dos voluntarias nos hablan de lo importante que es, “ahora más nunca”, trabajar con las personas vulnerables.

¿Es posible conformarse y vivir como si nada? Los voluntarios jóvenes de Cáritas creemos y estamos convencidos de que no y, por eso, ahora más que nunca, es importante nuestra acción, salir de nuestras casas y seguir aportando todo lo que tenemos para que el trabajo de Cáritas continúe.

Movidas por el sueño de la igualdad

A día de hoy, seguimos mano a mano con nuestras Cáritas Diocesanas, algunos con un largo recorrido de años al pie del cañón a través de proyectos muy desarrollados, y otros trabajando en proyectos que arrancan ahora. Sin duda alguna, a todos nosotros nos mueven las personas, las injusticias y el deseo de igualdad. Pensamos que podemos seguir aportando a nuestras Cáritas porque somos inconformistas y porque nuestro sueño es seguir ayudando y dando lo mejor de nosotros.

Somos conscientes de la importancia y la repercusión social que tiene la actividad de Cáritas, lo cual hace que nuestro voluntariado no sea un “hacer por hacer”, sino un compromiso. Por ello, necesitamos acompañamiento y formación, momentos en los que podamos ser escuchados y espacios tanto para compartir con jóvenes de otras Diocesanas como para dar testimonio de nuestra acción. Además, es importante contar con todo el apoyo y la confianza posibles que nos permitan ser más visibles. Así, otros jóvenes tendrán la oportunidad de descubrir qué hacemos.

Un compromiso que crece

Pero no todo van a ser necesidades; podemos aportar mucho a Cáritas. Somos jóvenes que nos liamos fácilmente, que decimos un “sí” tras otro “sí” incansablemente. Con cada “sí”, nuestro compromiso crece y se hace más fuerte. Sin duda, estamos dispuestos a entregar nuestro tiempo, lo que hemos aprendido, nuestra energía, motivación, ilusión y frescura a los demás.

Foto: Cáritas Diocesana de Orihuela-Alicante.