Cooperación internacional14 Marzo 2019

La otra foto de Tailandia: 100.000 refugiados birmanos

Vittoria Garofalo, cooperante de Cáritas Española en Tailandia, nos invita a descubrir la realidad de este país que no sale en los folletos turísticos.

Hay una imagen de Tailandia que nunca aparece en los folletos publicitarios. Está más allá de sus playas y del paraíso que se muestra a los turistas. Para conocerlo hay que ir a las montañas y visitar los campos de refugiados birmanos en los que intentan sobrevivir más de 100.000 personas.

Ellos empezaron a llegar al país procedentes de Myanmar en 1984 y hoy en día son los protagonistas de la crisis humanitaria más larga de la historia moderna. Y aunque todavía se mantiene el conflicto que enfrenta en Myanmar al Ejército regular birmano con los grupos armados de los Estados de otras etnias, los refugiados –entre ellos, los Rohingya, los Karen y los Karenni– conservan la esperanza de volver a su hogar algún día. Cáritas está a su lado construyendo oportunidades de vida y un futuro más esperanzador.

Vittoria Garofalo, cooperante de Cáritas Española en Tailandia, nos invita a acercanos a la realidad oculta de Tailandia y de nuestro trabajo en los campos, un trabajo que parte de una premisa fundamental: la de construir capacidades y conocimientos que sean sostenibles y sirvan tanto para el momento actual que viven los refugiados, como para un futuro fuera de los campos.

El proyecto de desarrollo que llevamos a cabo con Cáritas Tailandia, a través de COERR (Oficina Católica para las Emergencias y los Refugiados) y con el apoyo de la Unión Europea, ofrece formación y recursos para que los refugiados inicien o continúen actividades productivas en el sector de la agricultura orgánica, la crianza sostenible de animales y los micronegocios.