Acción social15 Enero 2019

La mediación intercultural contra la vulneración de derechos laborales

Conoce el trabajo de Mor Samb con los temporeros migrantes del sector agrícola en Lleida.

Mor Samb tiene 35 años y es de Senegal. Lleva mucho tiempo viviendo en España donde siempre ha trabajado en el sector agrario. Desde hace un año, además, es mediador intercultural en Cáritas Lleida, y concretamente, en el municipio de Alcarrás.

La figura del mediador intercultural es aquella que facilita la conexión entre una o varias culturas, y el conocimiento de unos códices culturales que, de otra manera, a nosotros nos pasaría desapercibidos. Además, con la traducción abre puertas a la información, y cuanta más información tenga la gente, más posibilidad de detectar las vulneraciones de los derechos laborales de las personas migrantes”, explican en su Cáritas Diocesana.

Ser temporero en Lleida

Y la labor de Mor Sam se ha convertido en fundamental porque, “él es plenamente consciente de lo que significa ser temporero africano en tierras leridanas”.

En su trabajo diario, realiza visitas a los diferentes asentamientos acompañando a los voluntarios y los trabajadores, lleva a cabo, junto a un voluntario, la primera acogida de las personas que acuden a Cáritas y participa en las entrevistas como traductor e intérprete. Él habla cinco idiomas: wolof, bambara, francés, castellano y catalán. Además, acompaña a las personas del piso de acogida para migrantes de Alcarrás y participa en actividades de sensibilización en diferentes grupos de voluntariado, colegios, institutos, etc.

Mejora en el acceso a derechos

Y su trabajo ya tiene resultados. Esta iniciativa, que surgió hace tres años, ha mejorado el acceso a los derechos de las personas que acompaña Cáritas Lleida. Ahora tienen más información sobre asesoramiento jurídico, sanidad, formación…, y toda esa información que les llega es clara y entendible para ellas. De esta manera, por ejemplo, cuando firman un documento son conscientes del contenido que hay en el mismo, y lo hacen por ese conocimiento, no porque la persona que tienen delante se lo pide.

En cuanto a la vulneración de los derechos laborales, desde que Mor Samb trabaja como mediador intercultural, el número de peticiones de información y ayuda por temas laborables a Cáritas Lleida (consultar sobre contratos, jornadas de trabajo, etc.) ha aumentado entre un 30% y 40%.

El 80% de las persones que atiende esta Cáritas Diocesana no están regularizadas administrativamente, lo que les sitúa en una situación de vulnerabilidad. Ahora, ante cualquier duda, se acercan a Mor Samb, porque le tienen mucha confianza. Si él detecta algún indicio de vulneración de los derechos laborales, como impagos, horas de más o falta de cotización, les informa de forma clara y cercana, ya que él conoce a la perfección el mundo del trabajo rural.