Análisis y reflexión19 Febrero 2018

Cuaresma, tiempo de renovación

Tenemos cuarenta días por delante para vivir nuestros compromisos.

Hace una semana iniciábamos un tiempo litúrgico nuevo con el miércoles de ceniza. Comenzaba la Cuaresma, los cuarenta y seis días previos al domingo de resurrección en los que conmemoramos los días de ayuno de Jesús en el desierto. Son, en definitiva, días de reflexión, oración y meditación. Por ello, en Cáritas queremos invitaros a que estos días supongan una verdadera renovación.

Así nos lo pide también el Papa Francisco en su Mensaje para la Cuaresma 2018 en el que nos insta a huir de falsos profetas para llegar a la plenitud. “Son como «encantadores de serpientes», o sea, se aprovechan de las emociones humanas para esclavizar a las personas y llevarlas adonde ellos quieren”, nos dice. Además, nos habla de las formas en las que los encontramos a través de la avaricia del dinero, de los jóvenes que acuden a las drogas para encontrar las soluciones, de las relaciones virtuales que se desvanecen y de las ganancias fáciles pero deshonestas. Francisco, pide que vivamos este tiempo como una nueva oportunidad para que podamos empezar a amar de nuevo sin estas estafas que se nos presentan cada día.

En Cáritas nos asomamos hoy al tiempo cuaresmal, como la oportunidad de caminar hacia el amor de Dios y con Dios. Y como nos indica el Papa, a lo largo de este camino y de este caminar tendremos tentaciones y veremos nuestros pasos dubitativos, pero sin perder el horizonte de Jesús y su amor por los pobres.

Precisamente, hace unos días, nuestra secretaria general Natalia Peiro junto al cardenal Turkson presentaba en Roma este mensaje y recordaba a través de las palabras del Santo Padre la misión de nuestros agentes, en concreto los de los 85.000 voluntarios de Cáritas Española y el clamor de las personas que acompañamos. “El testimonio real, aunque siempre anónimo, de la caridad”, añadió.

“Tu compromiso mejora el mundo”

Al comenzar estos cuarenta días en el que como cristianos queremos buscar la renovación, queremos recordar el lema de nuestra campaña institucional para que vivamos este caminar hacia la resurrección como una oportunidad en la que podamos adquirir el verdadero compromiso de los pobres.

“El mensaje de nuestra campaña supone exigencia y diligencia. Es decir, respuestas cercanas, rápidas, eficaces y de calidad, que caminen de la mano de propuestas constructivas para impulsar unos modelos sociales realmente equitativos y justos”, explicó Natalia Peiro.

Y como dice el coordinador de los Guiones litúrgicos de Cuaresma y Pascua de 2018, Luis Antonio Preciado: “No desaprovechemos la oportunidad. Caminemos convencidos de que viviremos en un mundo mejorado gracias a nuestro compromiso y, sobre todo, al amor de Dios.”

23 de Febrero, ayuno por la paz

Este compromiso nos lo pide también el Santo Padre en muchas de sus intervenciones. De hecho, el pasado domingo durante el Ángelus convocó una jornada de oración y ayuno por la paz para el próximo 23 de febrero y “en particular por la población de la República Democrática del Congo y la de Sudán del Sur”.

Aprovechamos esta petición para que conozcáis nuestro trabajo en estas dos zonas de conflicto en las que estamos trabajando: