Noticia26 Septiembre 2019

Cáritas atiende en Castilla-La Mancha a más de 37.500 personas

El obispo de Sigüenza-Guadalajara ha puesto en valor el compromiso de tantas personas voluntarias que ponen su esfuerzo, ilusión y esperanza con todas las personas a las que acompañan desde las cinco Cáritas Diocesanas de la Región.

Cáritas Regional de Castilla- La Mancha asegura que la solidaridad va más allá del mero sentimentalismo, siendo un estilo de vida que compromete con el que más sufre. Cáritas tiene su compromiso de manera permanente con los más empobrecidos a través de toda la acción socio-caritativa que se realiza en cada uno de los rincones de Castilla-La Mancha, allá donde hay una Parroquia o hay un grupo de personas que velan por la dignidad de las personas.

La Memoria 2018 de Cáritas Regional de Castilla-La Mancha, que se ha presentado hoy en Guadalajara, refleja el compromiso de lucha contra la pobreza y la desigualdad que se desarrolla a través de las cinco Cáritas Diocesanas de nuestra Región (C.D. de Albacete, C.D. de Ciudad Real, C.D. de Cuenca, C.D. de Sigüenza-Guadalajara y C.D. de Toledo) y con el apoyo de una gran base social: voluntarios, socios, colaboradores, benefactores, contratados, etc.

En la presentación de la Memoria de Cáritas Regional Castilla-La Mancha han intervenido don Atilano Rodríguez Martínez, obispo de Sigüenza Guadalajara y a su vez, obispo acompañante de esta Cáritas Regional, Fernando Muñoz, presidente de Cáritas Regional, y Amador Casquero, coordinador Regional.

Don Atilano ha explicado que “Tu compromiso mejora el mundo” continúa siendo el lema que a nivel de la confederación Cáritas, y por tanto de “nuestra Provincia Eclesiástica, impregna todas las acciones de Cáritas, y a todos los agentes que las llevan a cabo”.

Según don Atilano, “hablar en Cáritas de compromiso, es hablar de un modo de ser. El compromiso de los agentes de Cáritas, está anclado en la fe en el Padre, estos agentes, ven en el más empobrecido al hermano, es por ello, que el trabajo que realizan, es un trabajo cercano, de empatía, cargado de esperanza y respeto por el otro, devolviendo la dignidad a las personas que se encuentran con esas historias de vida tan rotas. Las personas en exclusión social, merecen el mayor de los respetos y atención por nuestra parte”

Por su parte Fernando Muñoz, presidente de Cáritas Regional, ha recordado que en estos momentos Cáritas tiene un buen marco desde el que intervenir, haciendo referencia a la presentación del Informe FOESSA que se realizó el pasado 2 de julio en Toledo. Así ha indicado que “este informe nos arroja una imagen de 328.000 personas en exclusión social, de las cuales 127.000 personas están en exclusión severa”, para seguidamente decir “desde Cáritas no podemos quedarnos quietos para atender a tantas personas que viven en situación de exclusión social”.

En este sentido Muñoz ha confirmado como los agentes de Cáritas han sostenido la acción de esta Institución en 2018 en cada uno de sus programas, con 5.786 voluntarios y 414 personas contratadas, sin olvidar a la cantidad de socio, colaboradores y donantes que ayudan a llevar cabo todas las acciones. “Agentes que se han comprometido para dignificar la vida de las 37.571 personas que se han atendido en cada una de los puntos de Acogida de nuestra Región, llegando a ser beneficiadas 75.714 personas”, ha señalado.

Asimismo el presidente de Cáritas Castilla-La Mancha ha explicado como el número de personas atendidas es muy similar al de 2017, pero sin embargo los recursos económicos invertidos han sido mayores en 2018 (781.305,63 € más) ya que aunque el número de personas atendidas se ha estabilizado en los últimos años, la intensidad de la pobreza y sus efectos, así como el tiempo que lleva incidiendo en estas personas ha aumentado. Y en la presentación del informe FOESSA el pasado 2 de julio en Toledo se nos decía, que el informe nos alertaba de la consolidación de dos situaciones que suponen sufrimiento y amenaza para una parte de la población, la consolidación de la exclusión social severa y la precariedad, que afecta a más población y más intensamente que antes de la crisis.

Los recursos económicos invertidos para poder llevar a cabo cada uno de los programas que han dignificado la vida de las personas mencionadas anteriormente, durante 2018 han ascendido a 18.169.712,72 €.

Ha informado como el tanto por ciento de recursos propios y privados (62 %) es superior al de los recursos públicos, siendo este un 38 %

En cuanto a las necesidades que demandan estas son muy diversas, desde ayudas económicas, ayudas en especie (alimentos, ropa, calzado, enseres del hogar), farmacia y temas de salud, alquiler, transporte, libros y material escolar, aseo e higiene y alojamiento.

Refiriéndose al perfil de las personas que se han acercado a Cáritas, Fernando Muñoz, ha destacado que el perfil principal de personas con las que se ha trabajado desde Cáritas, han sido personas muy olvidadas y empobrecidas, familias con pocos o ningún recurso, personas que viven en hogares donde no entra ningún salario por empleo en alguno de sus miembros, Trabajadores pobres, jóvenes y menores de familias empobrecidas y excluidas, personas drogodependientes, enfermos crónicos, personas sin hogar, temporeros, inmigrantes, personas mayores, mujeres, etc. En definitiva, personas muy empobrecidas, con historias de vida muy rotas, con las que nos encontramos y caminamos juntos.

El presidente de Cáritas Regional ha dado las gracias a todas las personas que hacen posible, desde su compromiso, que los más empobrecidos puedan tener una mejor calidad de vida, luchan porque los derechos de los mismos sean reconocidos. Reitera el agradecimiento por tanto a voluntarios, socios, donantes, empresas, instituciones, administraciones públicas, que hacen posible que desde Cáritas podamos seguir ayudando a tantas personas, poder hacer juntos Comunidad.