Análisis y reflexión14/11/2021

“Igualdad” no es lo mismo que “Igual da” “

En la Jornada Mundial de los Pobres, el delegado episcopal de Cáritas Albacete nos invita a comprometernos con los demás, a ser humildes y aponer de nuestra parte para trabajar por una sociedad más igual.

“A los pobres los tendréis siempre con vosotros”. La cita Evangélica que el Papa Francisco ha escogido para la celebración de la V Jornada Mundial de los Pobres, más que un lema, constata una realidad que traspasa los siglos y la historia humana, y cada vez más, nos limita soñar con una comunidad en igualdad.

Hoy, creo, que estamos ante un tiempo agraciado, un tiempo oportuno para todos. Por un lado, la constante realidad de la pobreza que a tantos niveles nos afecta, con la consiguiente llamada a la fraternidad y la solidaridad; por otro lado, el sueño de una iglesia llamada a iniciar un proceso sinodal en el que todos caminen juntos, en igualdad, en participación, en comunión y en una misma misión compartida. ¿Podría Dios soñar y esperar mejor agradecimiento y respuesta?

El Concilio Vaticano II radica en la base de este proceso hacia el sínodo, en el que por primera vez la Iglesia universal nos pide preguntar y escuchar la voz de los pobres. El Concilio invocó a todo el Pueblo de Dios a desarrollar y vivir la dimensión real, profética y sacerdotal del regalo bautismal. Todo cristiano es santo por esa unción que lo conforma en igualdad, le hace infalible en aquello que cree, y le da posesión, no para ser un actor cualificado que se sitúa por encima del patio de butacas, sino para ser evangelizador, discípulo y misionero, sea cual sea su grado de fe.

¿Iglesia qué dices de ti misma? ¿Qué le dices al mundo? ¿Mundo, qué dices de ti mismo y qué le dices a la Iglesia? La pobreza, las estructuras sociales, la economía, la política, la familia, la juventud, la sociedad en general tiene algo que decir y aportar a la Iglesia para que sea fiel servidora del Evangelio encarnado en el espíritu del ser humano.

No da igual. Es oportuno respondedor, comprometerse, para que cada persona pueda desarrollarse plenamente y sea artífice de su destino y felicidad.

No da igual. Por fe en Cristo, es oportuno optar por todos, él se hizo pobre y humilde para enriquecernos con su pobreza.

Lo contrario sería creernos falsamente superiores y contribuir a la des-igualdad.