Voluntariado03/03/2020

Las personas mayores, son como una gran biblioteca

Las personas mayores poseen unas historias de vida llenas de CARISMAS

Me llamo Amparo, soy  de San Martín  de Oscos y vivo en Grandas de Salime, ambos, concejos rurales del occidente de Asturias donde desarrollo mi tarea de voluntariado. Tengo 49 años y llevo 23 como voluntaria. Me jubilaron muy joven, por enfermedad, y quería hacer algo con mi tiempo libre, que pudiera  ser útil a los demás. Mi sorpresa fue que el voluntariado me aporta a mí, muchas veces más de lo que yo creo que soy capaz de dar. Elegí mayores porque veo que la soledad no deseada es muy triste, cuando se van perdiendo las relaciones sociales a medida que van menguando  sus fuerzas. Las personas mayores poseen unas historias de vida llenas de CARISMAS: de esfuerzos, de alegrías y tristezas,de  sacar adelante en unas condiciones mucho más duras de las que tenemos en la actualidad familias numerosas con escasos recursos a base de esfuerzo y trabajo duro,con constancia,con perseverancia y sin «tirar la toalla» nunca. Estas experiencias de las personas mayores pueden aportarnos a los que somos aún un poco más jóvenes muchas cosas; especialmente VALORES, de los que la sociedad actual carece bastante como pueden ser: la ayuda mutua, el esfuerzo, la ilusión, la esperanza (que nunca debemos perder…), la paciencia… sino puede ser todo inmediato AQUÍ y Ahora!!..si no, nos llenamos de frustración. Las personas mayores son grandes maestros en todas estas cosas; por eso creo que necesitan:

  • ESCUCHA ACTIVA
  • Compañía
  • Empatía
  • Y la oportunidad de compartir con las nuevas generaciones sus historias de vida con la sabiduría de los años vividos,gastados para construir  una sociedad más justa y mejor de la que les tocó vivir a ellos. Creo que es de justicia que los acompañemos, que les ayudemos a no aislarse y sobre todo,no los aislemos nosotros mismos,que los visitemos…(no sólo los voluntarios,también las familias, el entorno social) y que busquemos maneras de promover que todo ese saber que nos pueden aportar no se pierda y se siga transmitiendo a las nuevas generaciones.

Para terminar, decir que para mí las personas mayores, son como una gran biblioteca de las que puedes aprender muy distintos temas: muchos de ellos no están ni estarán nunca en los libros.