Conoce Cáritas Diocesana de Santander

Somos el organismo de acción sociocaritativa de la Iglesia Diocesana.

Instituida el 10 de mayo de 1965, Caritas Diocesana de Santander tiene como finalidad realizar la acción  caritativa y social de la Iglesia en la Diócesis, así como promover, coordinar e instrumentar la comunicación cristiana de bienes en todas sus formas y ayudar a la promoción humana y al desarrollo integral de todas las personas.
Conoce más sobre nuestros fines, constitución y organización en el territorio.

¿Quiénes formamos Cáritas Diocesana de Santander?

 

62 Cáritas Parroquiales

Coordinan, orientan y promueven la acción caritativa y social en su parroquia.

 

4.015 Personas participantes y acompañadas

Son las protagonistas de su propio desarrollo y eje de la acción de Cáritas.

 

401 Personas voluntarias

Son el pilar básico e insustituible de la acción de Cáritas.

 

44 Personas contratadas

Junto con las personas voluntarias, están llamadas a transformar la sociedad guiadas por el amor.

 

3.718 Socios y donantes

Su compromiso hace posible la promoción y el desarrollo de miles de personas.

¿Quiénes formamos Cáritas Diocesana de Santander?

  • 62 Cáritas Parroquiales: Coordinan, orientan y promueven la acción caritativa y social en su parroquia.
  • 4.015 personas participantes y acompañadas: Son las protagonistas de su propio desarrollo y eje de la acción de Cáritas.
  • 401 personas voluntarias: Son el pilar básico e insustituible de la acción de Cáritas.
  • 44 personas contratadas: Junto con las personas voluntarias, están llamadas a transformar la sociedad guiadas por el amor.
  • 3718 socios y donantes: Su compromiso hace posible la promoción y el desarrollo de miles de personas.
  • Comunidad Religiosa de las Hermanas de la Caridad Santa Ana: Su entrega diaria e incondicional dota de un plus de calidez al acompañamiento de las personas acogidas.

Misión

Promover el desarrollo integral de las personas y los pueblos, especialmente los que se encuentran en situación de pobreza y exclusión

Misión

Promover el desarrollo integral de las personas y los pueblos, especialmente los que se encuentran en situación de pobreza y exclusión.

Valores
  • Centralidad de la persona: La persona es el centro de nuestra acción. Defendemos su dignidad, reconocemos sus capacidades, impulsamos sus potencialidades y promovemos su integración y desarrollo.
  • Caridad: Es el fundamento de nuestra identidad y servicio, fuente inspiradora de nuestros valores.
  • Justicia: Trabajamos por la justicia y la transformación de las estructuras injustas como exigencia del reconocimiento de la dignidad de la persona y de sus derechos.
  • Participación: Somos una organización abierta al diálogo y al trabajo en equipo de nuestros agentes y de los destinatarios de nuestra acción social.
  • Solidaridad: Nos caracterizan nuestro sentimiento de unión a los que sufren y nuestra convicción de igualdad y justicia. 
  • Austeridad: Apostamos por la utilización de nuestros recursos.
  • Espíritu de mejora: Desarrollamos nuestra actividad buscando permanentemente mejorar y aplicar ideas innovadoras, siempre en beneficio de la persona, la comunidad y la sociedad en su conjunto.
  • Transparencia: Compartimos una cultura institucional basada en la ética y en la apertura de la información hacia todos los interesados en nuestra labor.
Visión

Ser testimonio de la fraternidad de la comunidad cristiana con todas las personas, en especial con las que se encuentran en situación de pobreza y exclusión, trabajando por una sociedad donde los derechos humanos sean ejercidos por todos desde los principios de la Doctrina Social de la Iglesia.

Desde el compromiso para:

  • Que la acción de Cáritas Diocesana de Santander sea significativa en el desarrollo integral de las personas, en especial de las que se encuentran en situación de pobreza y exclusión.
  • Denunciar las causas que generan pobreza y exclusión desde las claves de acceso a derechos.
  • Que la acción de Cáritas Diocesana de Santander asegure la participación significativa de agentes y destinatarios.
  • Contar con Cáritas Parroquiales capaces de ser motores de cambio en el territorio.
  • La promoción de la economía social y solidaria, como signo de un nuevo modelo económico más justo.

Valores

Caridad

Es el fundamento de nuestra identidad y servicio, fuente inspiradora de nuestros valores.

Centralidad de la persona

La persona es el centro de nuestra acción. Defendemos su dignidad, reconocemos sus capacidades, impulsamos sus potencialidades y promovemos su integración y desarrollo.

Justicia

Trabajamos por la justicia y la transformación de las estructuras injustas como exigencia del reconocimiento de la dignidad de la persona y de sus derechos.

Participación

Somos una organización abierta al diálogo y al trabajo en equipo de nuestros agentes y de los destinatarios de nuestra acción social.

Solidaridad

Nos caracterizan nuestro sentimiento de unión a los que sufren y nuestra convicción de igualdad y justicia.

Austeridad

Apostamos por la utilización ética y coherente de nuestros recursos.

Espíritu de mejora

Desarrollamos nuestra actividad buscando permanentemente mejorar y aplicar ideas innovadoras, siempre en beneficio de la persona, la comunidad y la sociedad en su conjunto.

Transparencia

Compartimos una cultura institucional basada en la ética y en la apertura de la información hacia todos los interesados en nuestra labor.

Visión

Ser testimonio de la fraternidad de la comunidad cristiana con todas las personas, en especial con las que se encuentran en situación de pobreza y exclusión, trabajando por una sociedad donde los derechos humanos sean ejercidos por todos desde los principios de la Doctrina Social de la Iglesia.

Desde el compromiso para:

 

 

Que la acción de Cáritas Diocesana de Santander sea significativa en el desarrollo  integral de las personas, en especial de las que se encuentran en situación de pobreza y exclusión.

Denunciar las causas que generan pobreza y exclusión desde las claves de acceso a derechos.

 

Que la acción de Cáritas Diocesana de Santander asegure la participación significativa de agentes y destinatarios.

 

Contar con Cáritas Parroquiales capaces de ser motores de cambio en el territorio.

La promoción de la economía social y solidaria, como signo de un nuevo modelo económico más justo.

 

Nuestro modelo de Acción social

Trabajar desde las capacidades y las potencialidades acompañando procesos.

Nuestro modelo de acción opta por un método centrado en el acompañamiento a los procesos de crecimiento de las personas y de las comunidades, lo cual centra la atención en los «caminos» más que en las «metas».

Realizar acciones significativas.

Nuestras acciones tienen que surgir de motivaciones claras y estar impregnadas de valores alternativos que permitan traslucir su significado: la construcción de una sociedad inspirada en los valores evangélicos. Todas ellas deben ser «significativas», no se pueden agotar en sí mismas, sino que van más allá de sus pretensiones instrumentales dejando traslucir procesos de personalización, humanización y liberación.

Cauce de la acción de la comunidad eclesial.

Cuando Cáritas actúa no es ella quien lo hace, sino la Iglesia en su conjunto. Nuestro modelo opta porque nuestra acción sea cauce para el desarrollo del compromiso de toda la Iglesia con los pobres.

Acción integral.

Nuestro modelo de acción opta por una acción integral, consciente de que cuando actúa sobre una parte está afectando tanto al conjunto de la persona como de las comunidades, de las sociedades y de sus estructuras. Así, la acción social de Cáritas opta por la transformación de manera integral abarcando todas las dimensiones, acompañando personas, animando comunidades y haciendo anuncio y denuncia profética.

Trabajar desde las capacidades y las potencialidades acompañando procesos.

Nuestro modelo de acción opta por un método centrado en el acompañamiento a los procesos de crecimiento de las personas y de las comunidades, lo cual centra la atención en los «caminos» más que en las «metas».

Realizar acciones significativas.

Nuestras acciones tienen que surgir de motivaciones claras y estar impregnadas de valores alternativos que permitan traslucir su significado: la construcción de una sociedad inspirada en los valores evangélicos. Todas ellas deben ser «significativas», no se pueden agotar en sí mismas, sino que van más allá de sus pretensiones instrumentales dejando traslucir procesos de personalización, humanización y liberación.

Ser cauce de la acción de la comunidad eclesial.

Cuando Cáritas actúa no es ella quien lo hace, sino la Iglesia en su conjunto. Nuestro modelo opta porque nuestra acción sea cauce para el desarrollo del compromiso de toda la Iglesia con los pobres.

Acción integral.
 

Nuestro modelo de acción opta por una acción integral, consciente de que cuando actúa sobre una parte está afectando tanto al conjunto de la persona como de las comunidades, de las sociedades y de sus estructuras. Así, la acción social de Cáritas opta por la transformación de manera integral abarcando todas las dimensiones, acompañando personas, animando comunidades y haciendo anuncio y denuncia profética.

¿Cómo nos organizamos?

Cáritas Diocesana de Santander está formada por:

 Cáritas Parroquiales

  • La Cáritas Parroquial es el organismo oficial para la acción caritativa y social de la parroquia.
 Proyectos Diocesanos

  • Los Proyectos Diocesanos son acciones significativas que dan respuesta a realidades específicas de las personas en situación de vulnerabilidad y exclusión social.
Servicios Centrales

  • Los Servicios Centrales son el espacio de coordinación de las distintas acciones de nuestra Cáritas Diocesana.

¿Cuál es nuestra estructura?

 Obispo

D. Manuel Sánchez Monge

La dirección jerárquica de Cáritas Diocesana le corresponde al Obispo de la Diócesis, quien por sí mismo o por su delegado, establecerá los criterios de pensamiento y normas de acción que considere convenientes para el buen funcionamiento de Cáritas y para la inserción de su labor en el conjunto de la pastoral diocesana.

 


Asamblea Diocesana
 

Entre sus funciones se encuentran:

  • Establece criterios, programas de acción y orientaciones prácticas para los diferentes niveles de Cáritas en la Diócesis.
  • Aprueba las memorias y balances 
  • Establece los criterios que han de regir la constitución y distribución del Fondo Diocesano de Comunicación interparroquial de bienes.
  • Establece los criterios de programas y presupuestos para el próximo periodo.
  • Designa los miembros del Consejo Diocesano.

 

Consejo Diocesano
y su Comisión Permanente

El Consejo General es el órgano ejecutivo de la Asamblea General de Cáritas Diocesana. Todos sus miembros y cargos son designados por un período de tres años.
La Comisión Permanente del Consejo Diocesano ejecuta los acuerdos del Consejo Diocesano, resuelve los asuntos urgentes. Sus reuniones son convocadas por el Director/a de Cáritas Diocesana.

 

 

Delegado episcopal

Vicente Gutiérrez Vázquez

Representa al Prelado ante la Asamblea, el Consejo Diocesano, la Comisión Permanente y las Cáritas Parroquiales. Sus funciones son las que el Prelado determine y entre ellas se encuentra informar al Prelado de todas las actividades que lleve a cabo Cáritas Diocesana. 

 Directora

Sonsoles López Huete

Entre sus funciones se encuentran:

  • Convocar y dirigir las reuniones de la Asamblea, Consejo Diocesano y Comisión Permanente.
  • Velar por el cumplimiento de los acuerdos adoptados por dichos órganos.
  • Llevar a cabo los programas aprobados por la Asamblea.
  • Ejecutar las tareas encomendadas por el Obispo, Asamblea, Consejo y Comisión Permanente.
  • Ostentar la representación legal de Cáritas Diocesana.
  • Representar a Cáritas Diocesana en las Asambleas de Cáritas Española.

 

 Secretaria General

Raquel Menéndez Antuña

  • Lleva la coordinación interna de los departamentos y servicios de Cáritas Diocesana
  • Elabora la memoria anual de Cáritas Diocesana.
  • Actúa como Secretario en la Asamblea, Consejo y Comisión Permanente.
  • Actúa como ejecutivo en las decisiones y programas de Cáritas Diocesana, velando por el logro de la máxima eficacia en su funcionamiento.
  • Llevar la gestión del personal 

Un poco de historia

La ayuda social americana 

Después de la II Guerra Mundial, Cáritas sensibilizó sobre la acogida de 20.000 niños abandonados en Austria y Alemania.
Durante mediados de los años 50, gestionó la ayuda social (el famoso Plan Marshall). En 1957 y 1958 se crea la Sección Social de Cáritas, se funda el Centro de Estudios de Sociología Aplicada y se publica la revista Documentación Social.

La promoción social comunitaria

En 1961 se redacta el Plan de Comunicación Cristiana de Bienes y se crea el primer Plan de acción contra la pobreza. Cáritas introdujo en España métodos de desarrollo comunitario en zonas sin recursos.

Extendiendo derechos en época de crisis

En 1980 el paro es la prioridad para Cáritas. En 1984 se organizan las jornadas de Teología de la Caridad, críticas con los cambios económicos de la época.
Durante los años 80, se inauguran residencias para ancianos y centros para madres solteras y drogodependientes.
En 1987 se organiza el primer Congreso Hispano-Latinoamericano de Teología de la Caridad.

Nuevas formas de exclusión

En 1991 en materia social se crean casas de acogida para enfermos de Sida. Durante la crisis del 1992-1994, publica el V Informe Foessa.
En 1998 publica Las condiciones de vida de la población pobre en España.
En 1998, Cáritas se une a Manos Unidas, CONFER y Justicia y Paz, para sensibilizar sobre la deuda externa.

Cáritas ante la crisis

La acción de Cáritas está marcada por la crisis económica, que aumenta el trabajo en la acogida y acompañamiento a un número cada vez más elevado de familias.
El Modelo de Acción Social sustenta el ser y el quehacer de Cáritas en el contexto local y global.
Simboliza la unidad entre identidad y acción, muestra el camino para encarnar la Buena Noticia en nuestro tiempo.

Implicados y comprometidos

Cáritas ha hecho propuestas políticas relativas a la protección social, la salud, la educación o el empleo; dirigidas a reducir el carácter hereditario de la pobreza y su cronificación. Prueba de ello es su trabajo sobre Garantía de Ingresos Mínimos.
Ha puesto de manifiesto  a través de la publicación de dos informes quinquenales FOESSA y de la serie anual Análisis y Perspectivas, la existencia de deficiencias estructurales de nuestro modelo.
Ha fomentado la participación de toda la comunidad.
El testimonio y el compromiso activo son la mejor vacuna contra la apatía.