Economía solidaria23/12/2020

«Los objetivos principales de SCI son la dignificación de la entrega de ropa, la creación de empleo social y la sostenibilidad del planeta»

El pasado 27 de noviembre se celebró el Día de las Empresas de Inserción Social. Hoy, José Antonio García Coba, Secretario General de Cáritas Diocesana de Tui-Vigo nos cuenta cómo ha evolucionado Servicios Comerciales de Inserción (SCI) dos años después de su apertura.

¿Qué es Servicios Comerciales de Inserción?

Servicios Comerciales de Inserción es una empresa con capital 100% de Cáritas Diocesana de Tui-Vigo que se dedica a la recogida y comercialización de ropa de segunda mano.

Este tipo de empresas tienen un  carácter no lucrativo, su principal objetivo es la inserción socio-laboral de personas desempleadas en riesgo de exclusión social.

¿Cómo surgió la idea de crear la empresa de inserción y por qué se decidió crearla en el sector textil?

La idea surgió como respuesta a la necesidad de dignificar la entrega de ropa a los participantes de Cáritas y a las personas que acudían a los roperos de las parroquias.

Hace 4 años que se había comenzado con el Proyecto Textil en nuestra entidad, y siguiendo a otras Cáritas diocesanas de España, tomamos la decisión de unirnos al proyecto Moda-re de Cáritas Española, iniciativa a nivel estatal de reciclado de ropa de segunda mano, basada en criterios éticos y en un modelo de economía solidaria y sostenible.

De esta forma, se pasó de realizar sólo la recogida de ropa a cambiar el concepto que había anteriormente con los roperos, de forma que los participantes pudiesen hacerlo en distintos puntos de ventas en tiendas normalizadas, como unos clientes más, pero de manera gratuita. De esta forma, se evitaría la estigmatización de un colectivo, integrándolos en la sociedad y fomentando, en la medida la igualdad de oportunidades.

¿Cuáles son los objetivos principales de la empresa?

Los objetivos principales, además de la dignificación de la entrega de ropa  que hablamos anteriormente, son la creación de empleo social y el compromiso con la sostenibilidad del planeta.

Por una parte, desde la empresa se promueve la inclusión socio-laboral a través del acompañamiento, desarrollo de competencias personales, sociales y laborales que tratan de generar empleo normalizado para aquellas personas en situación de exclusión social que trabajan en la empresa.

Por otra parte, con la reutilización de la ropa, permite ahorrar millones de metros cúbicos de agua y evita la contaminación del planeta.

¿Quiénes componen la empresa de inserción y qué actividades se llevan a cabo?

En la actualidad, la empresa cuenta con 13 trabajadores, 7 en estructura y 6 en inserción.

Estos trabajadores se dividen en dos centros de trabajo, unos en nave donde se organizan en rutas para realizar la recogida de los más de 150 contenedores que tenemos instalados por la diócesis de Tui-Vigo.

La otra parte de la plantilla, desarrolla su actividad en la tienda, situada en la calle Urzaiz nº149 en la zona del Calvario. Allí se comercializan las prendas que recogen los compañeros de nave. Además, se realiza la entrega social de la ropa a las personas que más lo necesitan a través de los vales que dispensan las trabajadoras sociales, tras realizar un análisis precio de dicha necesidad.

Servicios Comerciales de Inserción Laboral cuenta con dos líneas de trabajo:

Línea de recogida de ropa y calzado:

La recogida de ropa y calzado, de donaciones realizadas por la población, se realiza a través de contenedores  colocados  en  diferentes  localidades de la Diócesis  de  Tui-Vigo  (Vigo,  Porriño, Redondela…).

Nuestro proyecto garantiza un recorrido ético de la ropa, es decir, con este proyecto textil, se garantiza que desde la recepción de la fracción textil hasta su fin último se hace un uso sostenible y solidario, dado que la razón de ser de este proyecto es la búsqueda del bien social.

Línea de venta de ropa, calzado y complementos en tienda:

En esta segunda línea de negocio se comercializa la ropa y calzado de segunda mano que está en condiciones óptimas para la venta.

Las prendas que superaron la primera clasificación y se higienizan con ozono.

Después se hace una segunda evaluación para poner el precio de venta, esta valoración responde a criterios de calidad, marca y tendencia. Tras este pequeño proceso se etiqueta y se pone a la venta al público en general.

¿Cómo ha evolucionado SCI desde su apertura? ¿Qué balance se hace de estos dos años?

SCI abrió sus puertas en 2018 con 7 personas y a día de hoy contamos con una plantilla de 13 personas, entre personal de inserción y estructura.

Se instalaron más de 151 contenedores a lo largo de toda la diócesis, tanto en vía publica, como en parroquias, incluso centros comerciales y empresas privadas.

 ¿Qué expectativas tiene la empresa en los próximos años y qué nuevos retos os planteáis para el 2021?

Uno de los retos más importantes para el próximo año 2021 en la inauguración de una tienda en la zona de Traviesas. Sabemos que la situación actual es complicada para todos, por eso más que nunca debemos estar al lado de las personas que mayor dificultad tienen en estos momentos, nuestra labor es proporcionarles ropa de calidad a un precio asequible para todos los bolsillos.