Acción social23/12/2020

«Desde el programa de Educación Familiar se pretende crear las condiciones necesarias para el fomento del ejercicio positivo de la parentalidad»

Esther Alonso, licenciada en Psicología y Terapeuta Familiar , trabaja desde hace 13 años el Servicio de Educación Familiar de Cáritas Diocesana de Tui-Vigo.  Hoy nos cuenta en qué consiste este programa

¿En qué consiste el Programa de Educación Familiar?

Aprendiendo a Educar, que así se llama el proyecto que desarrollamos actualmente en el programa, nace de la necesidad de mejorar la función educativa y de socialización que tiene la familia, pues en muchos casos los padres y madres precisan asesoramiento y apoyo para el ejercicio positivo del rol parental.

Lo que se pretende es crear las condiciones necesarias para el fomento del ejercicio positivo de la parentalidad, garantizando que todas aquellas personas que han de educar a los niñas y niños tengan acceso a los recursos adecuados.

Desde nuestro trabajo diario con las familias se observa la dificultad de madres y padres para entender el comportamiento de sus hijos, de hablar con ellos sin exaltarse, de controlar ciertas emociones y aplicar límites en la conducta de los niños. Todo ello condiciona los procesos de comunicación y convivencia en la familia. A esta problemática se le añade que son familias en riesgo de exclusión social, con problemas económicos, con poco apoyo social, con dificultades para la inserción laboral y con escasos recursos personales que les impide resolver adecuadamente los problemas educativos de sus hijos.

Son las trabajadoras y trabajadores sociales en el acompañamiento de las familias quienes detectan estas dificultades, y las derivan al Servicio de Educación Familiar, donde trabajamos diversos aspectos con los diferentes miembros de la familia, intentando realizar una intervención integral con la misma por medio de entrevistas, visitas domiciliarias y acompañamientos que nos permiten hacerlo de una forma más personalizada.

Asimismo, llevamos a cabo de forma periódica un Encuentro de Mujeres. Se trata de una actividad grupal, un espacio en el que las mujeres pueden reflexionar y debatir sobre aspectos que, en presencia de la figura masculina y por diferentes motivos, entre ellos culturales, no sentirían la necesidad de poder hacerlo. De esta forma, se intenta empoderar a la mujer para que en el ejercicio de sus derechos pueda tomar sus propias decisiones y, de forma asertiva, pueda dar su opinión e incluir en los quehaceres familiares a los demás miembros rompiendo dinámicas poco igualitarias

¿Cuál es el pilar básico del funcionamiento del programa? ¿Quiénes son los mayores beneficiarios de las acciones que lleváis a cabo?

Se trabaja con el objetivo de fomentar dinámicas adecuadas en la vida cotidiana familiar dotando a todos los miembros de recursos y habilidades que posibiliten el buen funcionamiento del hogar priorizando el bienestar de los menores y su desarrollo integral.

Se trata de hacer partícipes a las familias de su propio proceso, consensuando objetivos y áreas de actuación, respetando el proceso vital de la propia familia y de sus miembros. Para que esta “nueva forma de hacer” se incorpore al repertorio de conductas, hay que partir desde los recursos que la persona o familia posee (no sólo de las carencias) y potenciarlos.

Desde este contexto, no sólo se orienta a la familia sobre dichos cambios a alcanzar sino que, además, se acompaña.

Con este proyecto se pretende llegar tanto a familias que son atendidas en la Cáritas Diocesana como a familias de las distintas Cáritas Parroquiales y zonas del rural. Todo ello en coordinación con el Programa de Animación Comunitaria y trabajadoras sociales que realizan la primera acogida.

¿Cómo ha ido evolucionando a lo largo de los años el programa?

Nos hemos ido adaptando a las circunstancias y a las necesidades de las familias con las trabajamos  realizando cambios sobre todo en las temáticas de los talleres grupales.

¿Cómo se ha vivido desde el programa la llegada del COVID y qué cambios habéis tenido qué hacer para adaptaros a la nueva normalidad?

Se ha intentado seguir dando el servicio a las familias pero lo hemos hecho de forma telemática durante el confinamiento y actualmente lo estamos haciendo de forma presencial con las restricciones propias que establecen las autoridades.

 ¿Cómo se prevé el próximo año y qué nuevos retos os planteáis para el 2021?

Para el año 2021 se prevé seguir adaptándonos a las circunstancias sanitarias actuales para poder seguir realizando la intervención con las familias de forma que el acompañamiento a las mismas sea igualmente eficaz.

Se prevé que sea con la financiación  por la Consellería de Política Social de la Xunta para programas de carácter social con cargo a la asignación tributaria del 0.7% del IRPF.