EMERGENCIA

Cáritas con Grandes Lagos

La región padece una grave crisis humanitaria que atenta contra los derechos humanos de las personas.

Donar

Cáritas con Grandes Lagos

La República Democrática del Congo es el país con más desplazados internos del mundo (5,5 millones); y con más personas en situación de inseguridad alimentaria del mundo (19,6 millones).

Los conflictos étnicos y políticos se han agravado en Burundi en los últimos años, lo que ha generado un colapso económico del país que ha hecho aumentar exponencialmente la pobreza. La zona, sin embargo, está fuera del foco de la comunidad internacional.

La zona vive una crisis con multitud de causas: conflictos armados, luchas étnicas, pugna por el control de los recursos naturales, incidencia de epidemias (sarampión, cólera, SIDA, Ébola, COVID) y de catástrofes naturales (inundaciones, explosiones volcánicas, lluvias torrenciales, etc.) someten a la población a una constante amenaza de violaciones de sus derechos.

Contexto de la región

Alta prevalencia de la violencia

La violencia y la inseguridad humana, constituyen aún hoy uno de los mayores problemas percibidos por la población del Este del Congo y de Burundi, en particular aquélla que se encuentra en zonas aisladas y/o de interés estratégico para estado y/o grupos armados. Entre las principales violaciones de los derechos humanos de la población se encuentran las violencias sexuales, los arrestos arbitrarios, la extorsión, las torturas y tratamientos crueles, los secuestros y desapariciones, las barreras ilegales y todas las otras violencias de género (matrimonio precoz y/o forzado, violencia conyugal, violencia económica, etc.). Esta violencia produce un alto grado de movilidad humana forzosa (la República Democrática del Congo es el país con mayor número de desplazados internos de África y 120.500 burundeses se encuentran actualmente refugiados en los países vecinos)

Más de 100 grupos armados operan hoy en el Este del Congo, la zona de intervención de Cáritas Española, impidiendo una paz duradera en la región. En Burundi, desde 2015 también han aparecido grupos armados pro-gubernamentales y anti-gubernamentales. Los Estados no despliegan esfuerzos suficientes para luchar contra la violencia, lo que incita la comisión de graves violaciones de los derechos humanos hacia las poblaciones (asesinatos, violencia sexual y de género, torturas y tratamientos degradantes, impuestos ilegales). Incluso, miembros de las fuerzas de seguridad del Estado defienden muchas veces intereses privados en esta pugna. Los grupos armados son para muchos jóvenes de la zona un medio de vida, lo que complica la paz. Importantes intereses políticos y económicos, sustentan la existencia de estos grupos en ambos países, dejando desvalida a la población.

Desigualdad de género

Las mujeres son las más expuestas a los impactos humanitarios, por los prejuicios retrógrados, pero también al tener menos capacidad de decisión sobre su propio destino, lo que le impide poner en práctica mejores estrategias para hacer frente a los riesgos.

Por ejemplo, para ellas ir a trabajar sus parcelas agrícolas es una obligación ineludible, que sin embargo las expone a asaltos, robos y violencias. Dentro del hogar, su capacidad de decisión está limitada por la costumbre y por la normalización de la violencia.

Economía de subsistencia, pobreza y servicios públicos deficientes

La economía de la mayoría de la población de estos países se caracteriza por ser de subsistencia, informal y agrícola: la falta de inversión, la sobrecarga de trabajo de las mujeres, la presión demográfica, la mala gestión del territorio y la alta incidencia de catástrofes naturales, sobre todo inundaciones obstaculizan el desarrollo agrícola en la región. Pero, además, la inseguridad, hace que por temporadas las personas tengan que abandonar sus campos para huir de la violencia. También existe una considerable inseguridad jurídica que afecta a la tenencia de la tierra, lo cual a veces conduce a que se realizan expropiaciones forzosas y sin compensación alguna.

Impacto negativo de la COVID 19

A pesar de la escasa incidencia de la COVID-19, las medidas de restricción de movimientos y de reuniones, así como de cierre de fronteras impuestas por los gobiernos para combatir la pandemia han empeorado los ya de por sí importantes problemas humanitarios.En muchas zonas de ambos países los precios de los alimentos se han duplicado e incluso triplicado, agravando las crisis alimentarias.

Las restricciones a la movilidad han paralizado muchas campañas de vacunación lo que se ha traducido en un importante aumento de fallecimientos por sarampión y cólera; la confusión en las medidas ha propiciado mayores violaciones de los derechos humanos bajo pretexto de querer hacerlas cumplir por las poblaciones.

La emergencia en cifras

República Democrática del Congo

  • 19,6 millones de personastienen necesidad de asistencia humanitaria, el 52,6% mujeres y el 58,1%, niños y niñas.
  • Alberga hoy la mayor población de desplazados internos del continente africano, con 5,2 millones de personas
  • Segundo país del mundo con mayor número de personas en situación de inseguridad alimentaria aguda,con 19,6 millones de personas afectadas.
  • 31% de la población no tiene acceso a una fuente de agua potable y el 56% vive coninfraestructuras inadecuadas de saneamiento.
  • 8% de los niños y niñas en edad escolar y la mitad de las niñas entre 5 y 17 años no están escolarizados.

Burundi

  • Aumento del 50% de las personas necesitadas de ayuda humanitaria (de 1,7 millones en 2020 a 2,3 millones en 2021).
  • Uno de cada dos hogares en situación de inseguridad alimentaria crónica.
  • 28,3% de los niños de 5 años padecen malnutrición crónica, lo cual afecta sustancialmente al desarrollo físico e intelectual, disminuyendo sus posibilidades de contribuir al desarrollo del país.
  • Más de 120.000 burundeses refugiados en los países limítrofes (Tanzania, República Democrática del Congo, Ruanda y Uganda) en condiciones de muchísima precariedad. Aquellos que deciden volver se encuentran muchas veces con que sus tierras han sido ocupadas por otras personas, lo que les incita a volver a refugiarse.

Objetivos

Mejorar la auto-protección de las personas y las comunidades ante las violencias y la violación de los derechos humanos, a través de acciones de formación e incidencia.

 

Mejorar la situación de la población desplazada debido a conflictos y catástrofes naturales, a través de la provisión de ayuda de emergencia –alimentación, enseres, refugio.

 

Reforzar la seguridad alimentaria y los medios de vida de las familias vulnerables y de acogida de desplazados más vulnerables, para que sigan desempeñando su papel solidario.

 

Mejorar la respuesta al control de las epidemias (Ébola, sarampión) mediante la sensibilización a la población sobre medidas de prevención de la transmisión comunitaria.

 

 

Mejorar la información sobre situaciones de crisis humanitaria y de vulneración de derechos a través de la denuncia desde la base social de la Iglesia católica

Nuestra acción

República Democrática del Congo

  • Apoyo a 40 Comités Locales de Derechos Humanos en las zonas aisladas y en conflicto de Kivu del Sur en resolución pacífica de conflictos, defensa de los derechos humanos y orientación a las víctimas.
  • 515 acciones de incidencia realizadas por los comités locales ante autoridades para parar situaciones de vulneración de derechos humanos tales como arrestos arbitrarios, detenciones ilegales, torturas, impuestos ilegales, etc. en estas mismas zonas.
  • 159 víctimas de violencias severas orientadas por los Comités para acceder a servicios de asistencia legal, sanitaria y jurídica en estas mismas zonas.
  • 942 personas se han beneficiado de servicios gratuitos de resolución de conflictos y prevención de la violencia en estas mismas zonas.
  • Formación de 500 miembros de las autoridades locales en derechos humanos y prevención de la violencia como instrumento para mejorar la situación de los derechos humanos de las poblaciones.
  • Apoyo multisectorial a 1.257 hogares vulnerables de acogida de desplazados mediante la auto-organización y el refuerzo productivos.
  •  

Burundi

  • Mejora de los ingresos de 6.000 familias muy vulnerables de las Provincias de Bururi y Rutana a través de la auto-organización en grupos de microcrédito y solidaridad, con una financiación de 180.000 euros anuales íntegramente financiado por Cáritas Española.
  • Apoyo multisectorial en seguridad alimentaria y salud a 2.000 familias vulnerables en zona endémica de paludismo en Bujumbura y Bubanza.

Te necesitamos para seguir ayudando a las familias y comunidades en la región de Grandes Lagos

También puedes apoyar la atención a esta emergencia colaborando en las siguientes cuentas:

Caixabank ES51 2100 2358 3302 0015 9243