Noticia02 Julio 2019

Presentación de la Memoria de actividad 2018

La exclusión social severa se cronifica, y con ella, las desigualdades sociales; esta es la principal conclusión que se extrae de la Memoria de Cáritas Diocesana de Teruel y Albarracín 2018, presentada por Juan Marco Deler, director de la entidad. A pesar de que la mejora global de la economía ha contribuido a recuperar parte de los niveles de integración social afectados por la crisis, aquellos que sufren situaciones de exclusión más severa continúan muy alejados de tener garantizadas sus necesidades más básicas en materia de empleo, vivienda, suministros o acceso a la cultura y a la participación social.

VIII Informe FOESSA

La presentación de la memoria de Cáritas Teruel ha coincidido con la publicación del VIII Informe FOESSA, elaborado por Cáritas Espñaola y que constituye el principal estudio sobre la pobreza en España. Para el director de Cáritas Teruel, el informe pone de manifiesto un conjunto de datos que deben llevarnos a la reflexión como sociedad, como por ejemplo el hecho de que el 14% de las personas que trabajan no llegan a final de mes y deben considerarse como “trabajadores pobres”, que uno de cada tres contratos temporales duran menos de una semana o que el coste de los alquileres haya aumentado una media del 30% en apenas dos años.

El informe también se hace eco de dos importantes retos a las que se enfrenta la sociedad española. De una parte el progresivo envejecimiento de su población, “mientras que en la actualidad cuatro abuelos cuidan de un nieto, en un futuro inmediato, un nieto cuidará de cuatro abuelos”, destacó Marco. De otra la escasa participación social y política de los más pobres, cuestión que se pone de manifiesto al constatar el informe que un 80% de las personas en situación de exclusión no participan de ningún tipo de asociación social, deportiva o cultural, o que el 70% de los excluidos no votaron en las últimas citas electorales.

ATENCIÓN PRIMARIA · 417 familias acogidas · 332 personas sin hogar atendidas · 49 niñ@s en el programa de infancia · 1.602 ayudas de alimentos · 111 ayudas de alquiler · EMPLEO E INSERCIÓN · 293 nuevos participantes · 10 cursos y 201 alumnos · 100 inserciones laborales · VOLUNTARIADO · 367 voluntarios · 20 sesiones formativas SENSIBILIZACIÓN · 1.505 alumnos en actividades con centros escolares · 49 actividades realizadas

La respuesta de Cáritas en los últimos años

A juicio de Juan Marco, “los datos del informe FOESSA a nivel nacional y regional coinciden con la realidad de la Diócesis”, siendo, “la evolución del coste de la vivienda y la creciente precariedad de las condiciones de acceso al empleo las cuestiones más preocupantes a escala provincial”.

La presentación de la memoria del pasado año también sirvió para hacer balance de cómo ha variado la respuesta ante la exclusión por parte de Cáritas Teruel y Albarracín. Mientras que en 2009 fueron 143 las familias acogidas, el pasado año la cifra alcanzó las 417, multiplicándose por tres las respuestas. Una evolución similar han experimentado las ayudas destinadas a cubrir necesidades básicas como gastos de farmacia o el pago de suministros; mientras que en 2009 se atendieron 54 demandas en esta materia, en 2018 la cifra alcanzó las 299. Las ayudas para alquiler de vivienda y las ayudas alimentarias también se han multiplicado en la última década, por cuatro en el caso de las primeras -pasando de 30 en 2013 a 111 el pasado año-, y por cinco en el caso de las ayudas alimentarias -331 en 2013 frente a 1.602 en 2018-.

Una de las respuestas fundamentales de Cáritas Teruel frente a la exclusión ha sido la apuesta por la inserción laboral de las personas más vulnerables. Si en 2009 fueron 93 las personas atendidas por el Área de empleo, en 2018 la cifra total alcanzó las 293; pasando de 63 a 201 los alumnos que han participado en alguna acción formativa diseñada por la entidad. De resultas de esta estrategia, durante el pasado año, 100 participantes del programa de empleo de Cáritas Teruel alcanzaron la inserción en el mercado laboral, frente a los apenas 9 que lo hicieron en 2009.

Socios y voluntarios

Juan Marco calificó a los socios y voluntarios de Cáritas como “el pilar básico de la entidad” y mostró su preocupación por el paulatino descenso que se observa en su numero, pasando de más de 400 voluntarios en 2014 a 367 en la actualidad y de 397 socios en ese mismo año a 368 en 2018. A su juicio, la solución a las desigualdades sociales pasa por el compromiso personal, por lo que invitó a todos a que se acerquen a Cáritas para participar como voluntarios: “necesitamos el compromiso de mucha más gente, especialmente de los más jóvenes, para aumentar y mejorar la calidad de la ayuda que prestamos frente la exclusión y la pobreza”.