Noticia03 Julio 2019

Un 20% de la población catalana se encuentra en riesgo de exclusión social

Se presenta el Informe autonómico correspondiente a Cataluña del VIII Informe FOESSA sobre Exclusión y Desarrollo social.

Esta mañana, en Barcelona con la presencia del cardenal arzobispo de Barcelona y obispo delegado de la Conferencia Episcopal Tarraconense en Cáritas Cataluña, monseñor Juan José Omella, se ha presentado el Informe sobre Exclusión y Desarrollo social en Cataluña. Este es el tercer informe autonómico que sale a la luz, tras los correspondientes a Castilla-La Mancha y Aragón que se presentaron ayer, dentro del amplio proyecto de investigación puesto en marcha en torno al VIII Informe FOESSA, presentado el pasado 12 de junio en Madrid.

El Informe correspondiente a Cataluña, elaborado a mediados de 2018 por la Fundación FOESSA, se ha realizado a partir de 13.000 visitas presenciales a domicilio de toda esta comunidad autónoma. Por medio de 35 indicadores, el informe radiografía las situaciones de exclusión social que hoy sufren muchas personas y familias que viven en Cataluña.

Omella ha iniciado su intervención indicando que, a pesar de la supuesta recuperación económica, se siguen produciendo desigualdades. “La desigualdad es contraria a la justicia social, la equidad y la paz social”, advirtió el cardenal, que ha pedido a la sociedad que trabaje en favor de los más pobres. “El bien común, la dignidad humana, la solidaridad y la subsidiariedad, son la esencia de la Iglesia, y la acción de Cáritas es sinónimo de ser junto a los que más sufren”, concluyó el arzobispo de Barcelona.

Por su parte, el presidente de Cáritas Cataluña, Francesc Roig, ha hecho valer que es la segunda vez que FOESSA se refiere a la situación catalana y que el informe servirá para que todos asumamos la cuota de responsabilidad que tenemos en la construcción de soluciones y oportunidades. “La fragmentación social está teniendo lugar a costa del debilitamiento de los derechos sociales, y es necesario que las administraciones apliquen medidas urgentes para hacer frente”, indicó Roig.

La exclusión social en España

Seguidamente, Raúl Flores, coordinador del Equipo de Estudios de Cáritas Española y secretario técnico de la Fundación FOESSA, incidió en los datos del conjunto de España. Flores ha destacado que la exclusión social en España es de 8,5 millones (18,4% de la población total), 1,2 millones más que en 2007.

Por otra parte, ha alertado sobre el incremento de la brecha de género en España, apuntando que una mujer tiene que trabajar 1,5 horas más al día para ganar lo mismo que un hombre.

Finalmente, Flores ha introducido algunos datos de la situación social de Cataluña, advirtiendo que la exclusión social en esta Comunidad ya afecta casi 1,5 millones de personas (casi un 20% de la población).

La exclusión social en Cataluña

Miriam Feu, representante de la Comisión de Acción Social de Cáritas Cataluña, ha desgranado los datos del Informe sobre Exclusión y desarrollo social en Cataluña. Feu ha indicado que la precarización del trabajo, la exclusión residencial, la salud y el aislamiento social son algunos de los factores que agravan la situación de exclusión social que sufren las personas más vulnerables de nuestra sociedad.

Sobre la precarización del trabajo, ha indicado que, a pesar de tener trabajo, un 15,8% de los hogares catalanes se encuentran en situación de exclusión social, y que, a pesar de la disminución del paro, estamos por encima de los niveles de antes de la crisis (11,5% vs. 6,7%).

En relación a la vivienda, la representante de la Comisión de Acción Social afirmó que la exclusión residencial afecta a 3 de cada 10 personas, y que los gastos de vivienda y suministros condenan a 944.000 personas a vivir en pobreza severa. Además, resaltó que un 4% de la población catalana (alrededor de 300.000 personas) vive con la inseguridad de no saber si la harán fuera de casa (viven de realquiler, en proceso de desahucio, en situación de violencia familiar, etc.).

Feu también ha incidido en las consecuencias que provoca la exclusión social en la salud de las personas, afirmando que la pobreza aumenta las dificultades para acceder a medicamentos, a servicios socio-sanitarios o a un régimen adecuado de alimentación. “Cerca de un 4% de las personas viven en hogares sin acceso a una alimentación básica, y 780.000 personas (un 10% de la población) han dejado de comprar medicinas y seguir tratamientos por problemas económicos”, apuntó.

Finalmente, Miriam Feu ha querido poner rostro a las situaciones de exclusión social, apuntando que los colectivos que más la sufren la pobreza son las mujeres (la exclusión social de los hogares sustentadas por mujeres se sitúa en el 20,7%, cuando la de los hombres es del 16,7%), las personas migrantes (un hogar sustentado por una persona migrante extracomunitaria tiene tres veces más posibilidades de caer en riesgo de exclusión), las personas en paro (el 84,1% de los hogares sustentadas por personas que buscan trabajo se encuentran en exclusión social), las familias numerosas y las familias monoparentales (son las más expuestas al riesgo de exclusión, situándose en 38,4% y 25,7% respectivamente vs. a la media del 17,5%) y los niños (el 22% de los menores se encuentra en situación de exclusión social en Cataluña).

Ante esta situación, los representantes de Cáritas en Cataluña han pedido garantizar el derecho a una vivienda digna, definir planes de empleo específicos para los colectivos más vulnerables, revisar la implementación de la renta garantizada de ciudadanía y una mejor redistribución del gasto social.

DESCARGAR NOTICIA

DESCARGAR FOTO