Nuestra Identidad|Quiénes Somos|Organización|Dónde estamos|Qué pensamos|Financiación|Historia
 
  Conoce Cáritas / De interés

De interés

 
Homilia de inicio de Ministerio Episcopal de D. Ginés.
Ministerio Episcopal de D. Ginés.

“Mihivivire Christus est”

“Para la vida es Cristo”(Flip. 1,21)

 Son las palabrasdel apóstol san Pablo a los cristianos de Filipos, en las que me inspiré al elegir mi lema episcopal, el que duranteestos ocho años hasido para un verdaderoprograma de vida que quiero seguir viviendo en el ministerio que hoy comienzoentre vosotros.

  

Hoy me presentodelante de vosotros,la Iglesia del Señor que camina en Getafe, como vuestro Obispo, pastor que en el nombre de Cristo hade anunciar el Evangelio, celebrar los misterios de Dios yvivir la unidad signo de la caridadentre nosotros.

 

 

Vengo a esta Diócesis con ilusión porque esel Señor quien me llama y me envía a vosotros, por eso mi respuesta no puede ser otra que gastarmey desgastarme por vuestrasalvación. Ayudadme, queridos hermanosy hermanas de esta diócesisde Getafe, con vuestra oración y con la ayuda fraterna.

  

Saludo con gran afecto a mis hermanos en el episcopado que con su presencianos honran, haciendo manifiestala fraternidad en el ministerio episcopal. A los Sres. Cardenales, Arzobispos y Obisposmis más sincero agradecimiento. Saludo también al Secretario General de la Conferencia Episcopal.

 

 Saludo particularmenteal Sr. Nuncio y le pido que haga llegar al Santo PadreFrancisco mi agradecimiento por la confianza que ha mostradoal encomendarme el cuidado pastoral de esta comunidad diocesana, al tiempo que manifiesto la comunióncon el Sucesor de Pedro ymi adhesión filial a su persona y ministerio.

 

 Os saludo a vosotros hermanossacerdotes, a los de este Presbiterio getafense, mis hermanos y colaboradores más cercanos a partir de hoy, y a los que venís de Guadix, Almería y otras diócesis.


Un saludo lleno de esperanzaa los seminaristas, que formáis parte del presente y del futuro de nuestra diócesisde Getafe.

 

 A vosotrosconsagrados y consagradas os abrazo como prueba de mi estima y el respeto a vuestros carismas y a la misión que realizáisen esta Iglesia particular. Os necesitamos para hacer la Iglesia más hermosa. No puedo olvidarme de las monjascontemplativas que con suoración perseverante fecundanla vida de la Iglesia.

 

 

Y a vosotros Pueblo santo de Dios que camina en esta Iglesia particular de Getafe; mi saludopara los niños, jóvenes, familias,enfermos, especialmente a los que sufrís porcualquier causa y soisel rostro de Cristo, su carneherida.

 

 

No puedo olvidar a la querida diócesisde Guadix, tan dignamenterepresentada hoy aquí, y a los quedesde allí nos siguen por la radioy la TV. Gracias de nuevo por vuestroafecto, por vuestro testimonio de fe, y por la colaboraciónen la obra de la evangelización. Rezaré cada día porvosotros.

 

 Un saludo fraternopara los representantes de otras iglesiasy confesiones cristianas aquí presentes. Gracias por este hermoso y elocuentegesto de fraternidad. Que Dios oslo pague.

  

Quiero saludar con respeto y afecto a las autoridades que hoy nos acompañan y que representan a la sociedad en la que la Iglesiavive y ejerce su misión. Muchas gracias. El Obispoal comienzo de su ministerio os quiere mostrar su cercanía yla mano tendida para la colaboración en todo aquello que afecte a la dignidaddel hombre y al bien común, me gustaría que encontráis en y en la Iglesiauna leal colaboración.

 

 

Saludo también a mi familia,y a todos cuantos habéisvenido de Guadix y de Almería,de Huércal-Overa y de otros lugares. Gracias por vuestra presencia,por vuestra oración y vuestro ánimo.

  

1. En el primer mensaje que escribí a la Diócesis,el mismo día de mi nombramiento, os decía:  “Soyconsciente que no vengo a comenzarnada, como tampoco nada terminará conmigo. La Iglesia es del Señor, y nosotros instrumentos en sus manos. Continuaré esa preciosa cadena que es la SucesiónApostólica, siguiendo con el espírituy la tarea de mis antecesores”.

 

 Hoy quiero recordar al primer Obispo de Getafe, Mons. Francisco José Pérez buen cireneo puso en marcha esta comunidadcon mucha pasión evangélica. A él le sucedióun pastor bueno y solícito,nuestro querido D. Joaquín, Mons. Joaquín María Lópezde Andújar y Cánovas del Castillo,hasta hoy vuestro Obispo, al que agradezco todos sus desvelo por esta Iglesia y la fraterna acogida que me ha dispensado desde el principio, que Dios se lo pague. D. Joaquín, seguimoscontando con usted. El agradecimiento se hace extensivoal Sr. Obispo auxiliar, D. José Rico Pavés, que me será de gran ayuda


para juntos seguir pastoreando esta Iglesia en el ministerioepiscopal, testimonio de unidad yentrega al pueblo que se nosha confiado.

 

 La Iglesia de Getafe no caminasola, con nosotros camina toda la Iglesia del Señor, pues somos una comunión de iglesias que se hace visible, entre otras formas,  en laProvincia eclesiástica, que tiene como misión “promover una acción pastoral común envarias diócesis vecinas, según las circunstancias de las personasy de los lugares, y paraque se fomenten de manera más adecuada las recíprocas relaciones entre los Obispos diocesanos” (can. 431,1). La presencia del Sr. Cardenal ArzobispoMetropolitano de Madrid, D. Carlos Osoro,y de los demás obisposde la Provincia es un testimonio de estarealidad y un motivo de aliento para seguir trabajando por el bien del pueblo deDios que camina en Madrid.

 

 2. La lectura del libro del Deuteronomioque hemos escuchado hace memoria de la historia de una elección.El pueblo elige al Señor para que sea su Dios. Sin embargo, estaelección del pueblo no sería posible si Dios mismo no lo hubiera elegido primero.La iniciativa, por tanto, es de Dios, que se ha fijado en el pueblo y lo ha amado haciéndolo de su propiedad. Ser el pueblode Dios, y si cumple sus mandatos, lo “elevará en gloria,nombre y esplendor (..) y será el pueblo santodel Señor”.

 

 Este gozoso anunciolo vemos realizado en la Iglesia,pueblo de Dios. “Dios nos eligióen la persona de Cristo, antes de crear el mundo, para que fuésemossantos e irreprochables ante él por el amor” (cfr. Ef, 1,3).

  

La Iglesia es el pueblo elegido por Dios para ser testimonio de santidad en medio delmundo. Hemos de manifestar, por tanto, con la palabray con el testimonio de nuestra vida, personal y comunitaria, la primacía de Dios, y su amor por el hombre. Hoy son muchos los que no han conocidoni experimentado el amor de Dios. Me cuesta creer quealguien pueda resistirseal amor, al amor verdadero. Si somos presenciaen medio del mundo del Dios Amorllegaremos al centro del corazón humano, y también al corazón del Evangelio y de la evangelización.

 

 

No podemos caer, queridoshermanos y hermanas, en la tentación de laautocomplacencia, es decir, en encerrarnos en los que estamos ignorando, a los que estánalejados del Señor, a los que no lo conocen.Al comienzo de mi ministerio entre vosotros quiero aseguraros que trabajaré cada día, con la ayuda de Dios, porcada una de nuestras comunidades, por su unidad y progresoen la fe; pero, al mismo tiempo,quiero hacer  un  llamamiento a  salir  de  esas  comunidades, del  posible  confort en  el  que podemos adormecernos, en busca de los hombres y mujeres que nunca han venido, o que se fueronpor alguna causa.

 

 La evangelización es un acto de amor. Es sencillo de entender, si creemos que Cristo eslo mejor, y nuestroamor por la humanidad es cierto, ofrezcamosla luz y el consuelo de la fe en Cristo. No podemos callar. Nada imponemos, pero proponemos con valentía e ilusión. Es mucho lo que hemos hecho, pero es todavía más lo que nos quedapor  hacer.  Con  el  Papa  quiero  repetir,  “prefiero una  Iglesia  accidentada, heriday


manchada por salir a la calle, antes que una Iglesia enferma por el encierro y lacomodidad de aferrarse a las propias seguridades. No quiero una Iglesiapreocupada por ser el centro y que termineclausurada en una maraña de obsesiones y procedimientos.Si algo debe inquietarnos santamente y preocupar nuestra conciencia, es que tantos hermanosnuestros vivan sin la fuerza, laluz y el consuelo de la amistad con Jesucristo, sin una comunidad de fe que los contenga,sin un horizonte de sentidoy de vida” (EG,

49). Seamos, hermanosy hermanas, una verdadera Iglesia en salida.

 

 3. Para ello, cada uno ha de ver cómo construye,también la Iglesia, nuestracomunidad diocesana, tendrá que ver cómo construye.

 

 Jesús nos ha recordado en el Evangelioque el camino del Cielo es hacer la voluntad del Padre. Buscar cada día la voluntad de Dios es el camino del cristiano. No se trata dehacer lo que yo creo o lo que me gusta, sino hacer lo que Dios quiere.Me hace personalmente mucho bien pensar y rezar con un pensamiento del apóstol de Madrid, el jesuitaalmeriense, san José María Rubio,“hacer lo que Dios quierey querer lo queDios hace”. Buen proyecto de vida personaly eclesial.

 

 Somos sabios según el designiode Dios cuando escuchamos la Palabray la ponemos en práctica.Escuchar la Palabra es esencialen la vida del cristiano, y mucho más en la vidade los pastores de las Iglesia. Un pastor que no escuchala Palabra, que no la meditaen el silencio del corazón, que no la estudia como si la acariciara porque es la delicia de su corazón,que no la contempla en lo jugoso o en la sequedad del encuentro, se predicaráa mismo, o ensuciaráesa Palabra con su modo de pensar, con sus ideas. Todos tenemosla tentación, al menos yo, de tener planes o proyectos, sin duda, con intención muy santa, que deseamos desarrollar.Sin embargo, es la Palabra la que tiene queinspirar nuestros proyectos, hemos de decirle al Señor, a la luz de su Palabra,¿qué quieres de mí? Hemos de desprogramarnospara que el Señor nos sorprenda y no lleve por el camino que quiera;¿qué hemos de temer si Él viene con nosotros?.

 

 

Pero, fijémonos que Jesús no habla sólo de escuchar,sino también de poner en práctica. Una Iglesia creíbleses siempre una Iglesia testimonial. Como decía el beato Pablo VI, el mundo de hoy no quiere maestro sino testigos, y si acepta a los maestros es porque también sontestigos.

 

 ¿Cómo haremos que la Iglesia sea creíble?Pues anunciando explícitamente a Jesucristo, anunciando la verdad sobre Dios y su amor por nosotros,y la verdad sobre el hombre, imagende Dios, revestidode la dignidad de la criatura, llamadoa vivir en Dios, y destinado a la vida para siempre, y hacerlo con actitudes de acogida, de escucha,de comprensión, de misericordia. Hacer de nuestrascomunidades verdaderos hogares donde los que llegan,aunque sea circunstancialmente, vean ysientan una familia.

  

En la vida de nuestradiócesis, y de todas las comunidades que la constituyen, los pobres han de ocupar un lugar privilegiado. Ellos están en el corazóndel Evangelio. “Estamos llamados,por lo tanto, a tenderla mano a los pobres,a encontrarlos, a mirarlos a los ojos, a abrazarlos, para hacerles sentirel calor del amor que rompe el

círculo de soledad. Su mano extendidahacia nosotros es también una llamadaa salir de nuestras certezas y comodidades,y areconocer el valor que tiene la pobreza en sí misma”(Francisco, Mensaje en la I JornadaMundial de los pobres).

 

 En definitiva, hemos de construirsobre la roca que es Cristo. Así nos lo recuerda cada díael corazón abierto del Salvador, centro de esta Diócesis y de toda la geografía española. La imagen del Corazón de Jesúsque preside este Cerro y toda la Diócesis, nos estállamando a beber de la fuentede lasalvación que mana de su corazón abierto. El próximo año celebraremos Dm el centenariode la consagración de España al Corazón deJesús. Hoy, al comenzar mi ministerio apostólico en esta diócesisde Getafe quiero consagrarme a este corazón de Jesús y consagrar a toda la diócesis. El mensaje del corazón de Cristo ha de ser mucho más que una sola devoción piadosa, ha de ser unestilo de vida que tiene como fruto un gran proyectoevangelizador, el que celebramos y vivimos cada día en la Eucaristía.

 

 

4. Queridoshermanos y hermanas, estoy aquí entre vosotrosporque para la vida esCristo. Cristo es con mucho lo mejor. No tengo nada queofreceros más que a Cristo,mi Señor, por eso vengo dispuesto a trabajarpor vuestra salvación, rezando por vosotros y entregándome para que Él sea conocidoy amado. Quiera Dios que no me reserve, que mi tiempo, mis fuerzas y toda mi vida sea para vosotros:“Convencido de esto,siento que me  quedaréy estaré a vuestro lado, para vuestroprogreso en la alegría y en la fe”,como nos ha dicho san Pablo.

Rezad por vuestro Obispo,para que sea fiel al Señor y un pastor según su corazón.Invoco a la Virgen santísima, venerada aquí como Nuestra Señora de los Ángeles;que

ellaextienda su manto sobre nosotros,nos proteja, acompañea la Iglesia en su caminar

y  nos  muestre  cada  día  a  Jesús,  el  fruto  bendito de su vientre.  Pido  también la intercesión de nuestros santos, Benito Menni, Maravillasde Jesús y Faustino Mínguez, y la de los beatos, Ángeles de San José yJacinto Hoyuelos.

 

  

+Ginés, Obispo de Getafe



OTROS ARTÍCULOS RELACIONADOS
BUSCAR ARTÍCULOS
   
   
LO MÁS VISTO
!GRACIAS¡ a las iniciativas a favor de Cáritas
Las Caritas ante la Crisis 2012
GRACIAS POR LAS INICIATIVAS SOLIDARIAS EN LA DIÓCESIS A FAVOR DE CÁRITAS EN ESTOS TIEMPOS DE CRISIS
TAGS
2011-13 2012 2014 ayudas a familias campaña convenio dia de caridad FILIPINAS foessa getafe GRACIAS institucional leganes leganés Madrid Medios Retiro Tomás vigilia vive sencillamente
 
Información de interés
Compartiendo el Viaje
Información de interés
ACCESOS
   
La olvidé
   
 
   
   
COLABORA Y PARTICIPA
Tu compromiso mejora el mundo 
En TU barrio, en TU municipio, en TU Diócesis INFÓRMATE, IMPLÍCATE, COMPROMÉTETE. Te invitamos a que participes en los eventos organizados por Cáritas y a colaborar con tus actitudes y aptitudes.

AGENDA DE EVENTOS

SÉ PARTE- hazte de Cáritas

(Voluntariado - Donante- Legado)

 
 
Info: Enlaces: Webs relacionadas: Colaboran:
FAQ | Mapa Web | Contacto |
Seguridad | Accesibilidad
  Cáritas Española
Obispado de Getafe
Pobreza cero
 
canal de Caritas Diocesana de Getafe albun de fotos de Cáritas Diocesana de Getafe Comunidad de Madrid - Servicios Sociales Fondo Social Europeo
 
Plan Avanza Ministerio de Industria, Turismo y Comercio
Accesibilidad xhtml css AA Confederación Cáritas Española Copyright 2009