Cooperación

Sensibilización contra el ébola en Congo

Para prevenir la propagación de la enfermedad.

El proyecto en un vistazo

  • Quién lo hace: Cáritas Congo.
  • En qué consiste: Sensibilización de las poblaciones de la ciudad de Mbandaka y de la Provincia de Equateur contra la enfermedad del Ébola, brote de Junio de 2020.
  • Presupuesto: 23.681,81 €.

Situación actual

El 1 de junio de 2020 fue declarada una nueva epidemia de ébola (con una tasa de letalidad del 54%) en Mbandaka una ciudad de la provincia de Equateur, en el Noroeste de la República Democrática del Congo.

Esta nueva epidemia constituye la número 11 de ébola en el país, desde la primera aparición de la enfermedad en 1976 y surge 2 años después de la que afectó a esta misma provincia entre el 8 de mayo y el 25 de julio 2018, con 54 personas afectadas y 33 fallecidas.

Esta nueva epidemia surge mientras el país se enfrenta a la pandemia de la COVID-19, que también afecta a la provincia de Equateur con 2 casos confirmados y que es foco, por tanto, de la atención estatal y comunitaria y de la sociedad civil.

Por otra parte, el país también sufre actualmente su peor epidemia de sarampión de la historia, tasas muy altas de malnutrición y el recrudecimiento de la violencia en las provincias de Ituri y Kivu del Norte.

El gobierno y los actores humanitarios intentan, por tanto, combatir todas estas crisis. La crisis de la COVID-19 merece mención aparte, por el alto impacto de las medidas restrictivas del gobierno para detenerla, que constituyen un obstáculo para luchar contra todas las demás, al imponer limitaciones a los movimientos y al comercio que impiden la llegada al país de los artículos sanitarios necesarios para realizar campañas de vacunación y la movilización de los equipos de respuesta.

En efecto, desde el 18 de marzo el país está aislado de los países exteriores y la capital, Kinshasa, cortada del resto de provincias para contrarrestar este avance de la COVID-19. Estas restricciones afectan también a los actores humanitarios para desplegarse en las zonas afectadas por el ébola, lo que convierte en particularmente perentoria la intervención de la Iglesia local, por su acceso a la población y implantación comunitaria.

Riesgos que enfrentamos

Según la información suministrada por Cáritas Mbandaka, los usos y costumbres retrógrados de la población, así como sus creencias, menoscaban la confianza en la existencia de la epidemia, en la validez de sus causas y vías de contaminación y en la pertinencia de los medios de prevención.

Este comportamiento ha provocado la desaparición de 4 a 7 personas de diferentes familias, debido a la muerte súbita de alguno de los miembros del hogar, por miedo a ser ingresados en los centros de tratamiento. 

Asimismo se observa una penuria de materiales de prevención de primera necesidad en este caso, como son los kits de lavado de manos, las soluciones hidroalcohólicas, el cloro, etc. tanto en los lugares públicos como en las formaciones sanitarias.

Participantes de nuestra intervención

  • Para las acciones de formación, los beneficiarios  directos son 1.000 líderes comunitarios; jefes de confesiones religiosas, agentes pastorales, responsables de asociaciones de comerciantes y transportistas, de jóvenes y animadores de las células de animación comunitaria.
  • En lo que respecta a los materiales de prevención, los miembros de 50 asociaciones serán dotados de equipamientos y productos de desinfeccción y lavado de manos.

Los grupos que han sido identificados como los más vulnerables, y en los cuales tendrá que reforzarse la comunicación por las células, son los siguientes:

  • Las mujeres, debido a sus tareas fuera y dentro del hogar (cuidado de los enfermos, preparación de los funerales, obtención y preparación de los alimentos), que las exponen más al contagio.
  • Los transportistas (taxistas, taxista de motos, propietarios de piraguas y de otras embarcaciones): debido a su trabajo están en contacto con un alto número de personas cada día, y, además, son estratégicos para impedir que la enfermedad se extienda a nuevas zonas, al facilitar el traslado de las personas de un lugar a otro.
  • Los jóvenes, debido a los múltiples encuentros y reuniones que realizan entre ellos.

Los comerciantes, cuyos clientes y proveedores constituyen vectores potenciales de contaminación, al igual que los bienes que venden, sobre todo la carne de caza.

Actividades del programa

  • Organizar sesiones de sensibilización pública dirigidas a los líderes comunitarios y a los grupos de riesgo.
  • Formar a los líderes comunitarios, religiosos, a los profesores, a los agentes pastorales, a los responsables de las Comunidades Eclesiales de Base, a las asociacioens de mujeres y a los jóvenes.
  • Colocar los carteles en lugares públicos altamente frecuentados (hospitales, escuelas, universidads y/o instituos superiores, tribunales).
  • Distribuir 50 kits de lavado de manos para los lugares públicos.
  • Distribuir 750 frascos de jabón líquido para los kits de lavado de manos.

Nuestros proyectos necesitan tu apoyo, cada gesto cuenta.