Cooperación

Protección de los derechos humanos en Congo

Apoyamos y reforzamos a los comités locales para favorecer la mediación y la resolución pacífica de conflictos.

“Oremos juntos por los que sufren violencia y Ébola en este país. Espero que todos se comprometan a mantener un clima pacífico que permita que las elecciones se desarrollen sin contratiempos y de manera pacífica “

Rezo del Ángelus por el Papa Francisco el 30 de diciembre de 2018.

Una visión rápida del proyecto

  • Quién lo hace: Cáritas de Bukavu, Cáritas Uvira y Cáritas Kasongo.
  • En qué consiste: reforzar el trabajo de defensores voluntarios de derechos humanos en las zonas más aisladas y afectadas por la violencia en Kivu del Sur.
  • A quién va dirigido:  a la población civil (511.588 personas) de los territorios de Kivu del Sur donde actúan las 45 asociaciones de defensores de derechos: 125.256 en Uvira, 90.500 en Shabunda y 285.045 en Bukavu.
  • Presupuesto: 350.000 €.

Con más de 13,1 millones de personas en necesidad de asistencia humanitaria, la República Democrática del Congo es, según Naciones Unidas, una de las crisis humanitarias más largs y complejas.

En Kivu del Sur, al este del país, esta crisis se manifiesta en forma de violencia continua contra la población civil por parte del ejercicio de grupos armados. Cáritas Española, a través de Cáritas Bukavu, Cáritas Kasongo y Cáritas Uvira, quiere combatir esta cultura de violencia apoyando a los Comités Locales de Organizacón Comunitaria o CLOC.

Los CLOC son organizaciones formadas por voluntarios que trabajan en sus comunidades para defender los derechos de las poblaciones más alejadas de Kivu del Sur y por la cohabitación pacífica.

Las acciones de los CLOC implican un enorme compromiso y tiempo por parte de sus miembros. Para realizar una acción de incidencia dirigida a parar una situación de tortura, por ejemplo, a veces es necesario recorrer más de 10 km, a pie en un mismo día solo para hablar con la autoridad competente.

 

Por qué apoyamos este proyecto

Violencia estructural

La debilidad del Estado, la mala praxis en la explotación de los recursos mierales, la extrema pobreza y la normalización de la violencia contra las mujeres, son factores que sostienen la cultura de la violencia. Las causas de las violaciones de los derechos humanos en Kivu del Sur son estructurales y exigen, por tanto, respuesta de larga duración.

Los Comités Locales de Organización Comunitaria están formados por voluntarios y su vocación es realizar defensas de los derechos humanos, pero también crear cultura de paz que contribuya a romper el círculo vicioso de la violencia.

Enfrentamientos armados

Además de la violencia cotidiana que los grupos armados y el ejército realizan contra la población civil, en ocasiones se producen enfrentamientos a mayor escala, que producen una situación de inseguridad generalizada.

Esto da lugar a desplazamientos masivos de la población que huye de la violencia y que, en su huida, dejan todos sus enseres y pierden sus cosechas. La llegada de estas personas a las comunidades de acogida puede generar conflicto con la población del lugar, que los CLOC contribuyen a mitigar.

Subordinación de las mujeres

Hoy por hoy, casi la mitad de los miembros de los CLOC son mujeres. A través de su participación en las organizaciones, estas mujeres asumen un rol prominente en su comunidad, lo que, en contra de la costumbre y el estereotipo, difiere del trabajo manual y del cuidado de la familia. Las mujeres de los CLOC, como los hombres, hablan en público, son mediadoras en conflictos y fuente de conocimiento.

En un país donde las mujeres están subordinadas en casi todos los ámbitos de la sociedad, las mujeres de los CLOC representan la igualdad entre sexos. Además, su presencia es fundamental para tratar los casos de violencia sexual, una de las asistencias holísticas que proporcionan, como hacen con las demás violaciones de derechos humanos y torturas.

Actividades

  • Acciones de incidencia ante una autoridad militar o política cuando esta perpetra una violación de los derechos humanos, tales como tortutas, arrestos arbitrarios, impuestos ilegales, etc.
  • Mediaciones entre dos o más partes cuando se produce un conflicto civil, con la finalidad de que dicho conflicto no degenere en violencia, lo cual es frecuente dada la alta calidad de armas existentes en la zona.
  • Sensibilización e información a las comunidades y a las autoridades locales sobre derechos humanos, incluyendo, en particular, la sensibilización sobre las obligaciones y derechos de cada uno; así como sobre aspectos de la legislación que protegen a las poblaciones.
  • Mesas de diálogo con autoridades locales y población civil para promover el respeto de los derechos humanos.
  • Información a la población en periodo electoral sobre sus derechos democráticos y la sensibilización para facilitirar la celebración de elecciones pacíficas.