Cooperación

Ayuda a los refugiados de Myanmar en Tailandia

Apoyamos a la población para que desarrollen medios de vida sostenibles.

Una visión rápida del proyecto

  • Quién lo hace: Cáritas COERR-Cáritas Tailandia.
  • En qué consiste: Promover medios de vida y oportunidades sostenibles para los refugiados de Myanmar acampados durante largo tiempo en la frontera con Tailandia y que están en espera de una posible repatriación.
  • A quién va dirigido: un total de 16.000 personas en nueve campos de refugiados y en las comunidades de acogida. 
  • Presupuesto: 1.807.288 €, cofinanciado por la Unión Europea.

Líneas de trabajo

Producción agropecuaria y  generación de ingresos para complementar la canasta básica que se entrega.
Generación de capacidades y conocimientos que puedan ser útiles una vez los desplazados hayan sido repatriados.

Actividades que realizamos

  • Formación en cultivo de vegetales y cría de animales de manera orgánica y en micro-negocios no agrícolas.
  • Formación en liderazgo, contabilidad básica, conceptos básicos de emprendimiento y marketing.
  • Cultivo de 52 variedades de vegetales y cría de pollos, patos, cerdos, peces y ranas. 
  • Animación de 66 grupos de micro-negocios.
  • Formación para líderes comunitarios y miembros de comités de medios de vida.

En 1984 se produjo la primera llegada de desplazados externos desde Myanmar, expulsados por los conflictos armados entre el gobierno birmano y varios grupos étnicos.

Actualmente, la población total acogida en 9 “refugios temporales” a lo largo de la frontera tailandesa es de 105.000 personas aproximadamente. Ninguna de ellas tiene el estatus de refugiado porque Tailandia no es firmante de la Convención Internacional para los Refugiados, pero aproximadamente la mitad está registrada por ACNUR, lo que significa que puede tener derecho a ser reasentada en un tercer país.

El gobierno tailandés provee el espacio para los campos y la seguridad, pero es la comunidad internacional la que entrega la ayuda para el mantenimiento de la población.

Ante una situación tan prolongada en el tiempo, la ayuda internacional se ha ido reduciendo progresivamente, hasta el punto de que actualmente la canasta básica de alimentos secos que se suministra está por debajo de los estándares de Sphera.

En paralelo, el cambio político en Myanmar y la firma del alto el fuego con algunos ejércitos étnicos hace pensar que el momento de la repatriación está más cercano, escenario que debe integrarse en la estrategia de intervención en la forma de preparación para el futuro en Myanmar.

El proyecto se fundamenta en una experiencia de 15 años implementando producción agrícola y 4 promoviendo pequeños negocios, siempre desde la perspectiva de la construcción de capacidades, el desarrollo comunitario y la inclusión de los individuos más vulnerables.

Ante una situación tan prolongada en el tiempo, el reto no es únicamente seguir suministrando a las personas desplazadas ayuda en cantidad y calidad suficientes, sino promover la reducción de la dependencia de la ayuda y el incremento de sus capacidades y oportunidades para desarrollar estrategias que les permitan vivir con dignidad, tanto dentro como, en un futuro, fuera de los campos. 

“Este proyecto ha sido co-financiado por la Unión Europea. La presente publicación ha sido elaborada con el apoyo financiero de la Unión Europea. Su contenido es responsabilidad exclusiva de Caritas Española y no necesariamente refleja los puntos de vista de la Unión Europea”.