Cooperación

Apoyo educativo para familias sin hogar en Filipinas

El centro San Isidro Labrador, en Filipinas, ofrece servicios educativos a niños y trabaja la promoción integral con padres.

Una visión rápida del proyecto

  • En qué consiste: soporte educativo dirigido a población vulnerable, especialmente a niños de familias sin hogar.
  • Qué persigue el proyecto: apoyo al centro San Isidro Labrador que gestiona la congregación religiosa Sagrada Familia de Burdeos. El proyecto se orienta a proporcionar servicios educativos a los hijos de la población más vulnerable, las personas sin hogar, en la enorme ciudad de Quezón. El proyecto trabaja con los niños y también con los padres con un enfoque de promoción integral. 
  • Duración prevista: 3 años (2017 – 2019).

El proyecto se orienta a los niños de familias con pocos recursos, pero también incluye actividades con los padres, que hemos considerado beneficiarios indirectos. El centro proporciona cuidado complementario a los niños de padres a quienes les resulta difícil cuidar a sus hijos durante el día debido a sus trabajos u otras ocupaciones. Esto no es un sustituto del hogar sino una extensión de la casa donde todos pueden estar en un entorno amigable para los niños.

El centro sigue el currículo del Departamento de Educación filipino. Las actividades educativas incluyen la lectura, escritura, dibujo, canto y baile. Se estudian idiomas como el inglés y el filipino, además de las asignaturas de ciencia y religión. Los alumnos disponen de ordenadores para la clase de tecnología donde reproducen audiovisuales. Se lleva a cabo una educación integral que incluya formación en valores.

50 niños participantes

6 años de desarrollo

Cáritas apoyó este centro por primera vez en 2013-2016. Aunque los resultados han sido buenos, en este periodo vamos a poner mayor atención al acompañamiento para ir consiguiendo mejorar las capacidades de las personas que trabajan con los niños y sus familias.