Nuestra Identidad|Organización|Dónde estamos|Somos Iglesia|Financiación
 
  Conoce Cáritas / Qué pensamos

Qué pensamos

 
LA OTRA NAVIDAD
Navidad 2017

Quería hablaros, en estos días de luces, árboles, villancicos, escaparates, regalos, comidas, cenas…, de una pareja de la Policía Nacional, que cubriendo su servicio, pasó al lado de un hombre y una mujer jóvenes que estaban sentados en un banco a la entrada de la estación de Atocha, con un niño en los brazos de ella, rodeados de bultos y un par de maletas.

Helados por el frío, atemperado por sus guantes, LOS POLICÍAS, observaron al niño que sonreía arropado entre la funda de un cobertor mientras los padres comían un bocadillo arrejuntándose al máximo para darle calor, mientras en sus caras se apreciaba, más que el frío, preocupación, desorientación, incertidumbre, desasosiego.

Al lado de ellos pasaban unos y otros viajeros apresurados en busca del tren de sus destinos. Los dos policías se acercaron, les sonrieron y se preocuparon de su situación. Eran extranjeros. Habían acabado en esa puerta de la estación de Atocha, en Madrid, después de un largo recorrido y peregrinación huyendo de la guerra. No sabían dónde ir ahora.

Cuando escuche esta historia me recordó a aquella otra pareja que hace más de dos mil años Se encontró también desplazada y migrante en Belén. A aquel niño cuyo nacimiento celebramos los creyentes y que nació en un pesebre.

Pero hoy quiero hablaros de otras parejas, las de los dos guardias civiles que dejaron sus vidas en un pueblo de Teruel a manos de un Herodes asesinó. Ellos murieron sirviéndonos, cumpliendo su misión y promesa de cuidarnos y protegernos. Dos hombres buenos, entregados, alegres, llenos de vida.

El asesino ha dejado un huérfano, un niño de ocho meses que no llegará a conocer a su padre pero del que le hablarán y del que se sentirá orgulloso.

Aquel niño que nació en Belén murió a los 33 años por todos en la cruz. Hace unos días murieron, también por todos, los dos guardias civiles.

No hay mayor caridad, mayor amor, que la entrega de la propia vida por los otros. Aquel niño nos enseñó a transformar el mundo a través del amor. Que la caridad nos empuje a conseguir un verdadero mundo fraternal donde no haya desplazados, migrantes…, donde no haya asesinos, donde los hombres y mujeres de buena voluntad vivan felices y en paz.

El niño que nació en Belén no murió en balde. La muerte de nuestros compañeros tampoco. En ese niño de ocho meses, hijo de nuestro guardia civil asesinado, está el futuro y la esperanza.

¡¡¡PAZ A LOS HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD!!!


Francisco José Bravo Castrillo

Delegado de Cáritas Castrense


OTROS ARTÍCULOS RELACIONADOS
BUSCAR ARTÍCULOS
   
   
LO MÁS VISTO
DOCUMENTO Análisis PGE
Documento de Propuestas Políticas ante los retos actuales de la situación social.
DOCUMENTO Informe sobre la evolución
TAGS
 
Somos Iglesia
Te Escuchamos
Quiero Ayudar
ACCESO PARA DONANTES
   
La olvidé
   
 
   
   
COLABORA
Ayuda Inmigración 
"No hay verdadera paz sino viene acompañada de equidad , verdad, justicia, y solidaridad." Juan Pablo II


SOY SOLIDARIO Y QUIERO...

Conoce más sobre Voluntarios y Donantes


Teléfono de Contacto.- 91 516 53 47
Formulario de Contacto (pincha aquí)
CAMPAÑAS
 
 
 
Info: Enlaces: Más Información: Colaboran:
FAQ | Mapa Web | Contacto |
Seguridad | Aspectos legales | Cáritas Española | Cáritas Europa |
  Ejército de Tierra
Ejército del Aire
Armada
 
Logo Ministerio de Defensa Logo Arzobispado Castrense Logo Policía Nacional Logo Guardia Civil
 
Cooperacion ONG para el Desarrollo Ministerio de Industria, Turismo y Comercio
Accesibilidad xhtml css AA Confederación Cáritas Española Copyright 2009