27 Junio 2018

“Es importante que trabajemos unidas”

Minetou cultiva un huerto y cría animales en una zona desértica de Mauritania.

“Me llamo Minetou Mint Hachim O/Hacem y tengo 40 años y 5 hijos. Vivo en la localidad de Zeigrat Ehel Hacen, en la región de Gorgol, en Mauritania. Es una zona desértica, con mucha sequía y donde la vida era muy complicada. Al no disponer de agua, no podíamos cultivar, ni tener ganado.

Las mujeres siempre se han quedado en casa haciendo las tareas domésticas, pero ahora empezamos a hacer otras cosas. Yo estoy divorciada, así que soy la cabeza de familia y debo ocuparme de la casa y de los animales.

Ahora formo parte de la cooperativa femenina de mi localidad, y desde que hemos puesto en marcha un huerto y tenemos agua, podemos cultivar una gran variedad de verduras para mejorar nuestra alimentación y la de nuestros hijos.

La horticultura es un trabajo que realizamos solamente las mujeres, así que es importante que trabajemos unidas. Gracias al convenio de Cáritas nuestra producción ha aumentado. También hemos empezado a criar cabras y corderos. Los engordamos nosotras y podemos venderlos a buen precio. Poder trabajar de ganaderas es muy importante para nosotras, porque es algo que siempre habían hecho los hombres.

Estoy aprendiendo a leer y a escribir. Había muchas cosas que antes no conocía, pero ahora tengo más información. La información ayuda a no depender de los demás. Además, así también puedo ayudar a mis hijos con sus tareas. Porque quiero que crezcan fuertes y estudien para que un día sean ellos los que cuiden de mí.”