Análisis y reflexión11 Mayo 2019

El consumo responsable, ¿qué puedo hacer yo?

En el Día Mundial del Comercio Justo queremos recordar que existe otra forma de consumo responsable y sostenible.

En el Día Mundial del Comercio Justo queremos recordar que existe otra forma de consumo responsable y sostenible por el que desde Cáritas abogamos.  Este se basa en la elección de los productos y servicios no solo en base a su calidad y precio, sino también teniendo en cuenta su impacto ambiental y social y la conducta de las empresas que los elaboran. 

  • Infórmate de lo que compras. Lee bien la etiqueta, busca información sobre el origen de las materias primas y las condiciones laborales, de seguridad e higiene en las que se ha elaborado el producto.
  • No importa solo el producto, sino donde lo compras. Apoya los pequeños comercios de barrio o compra directamente al productor, o en tiendas de comercio justo. Priorizar marcas y empresas por su conducta de transparencia en la información de sus productos y por ser generadoras de empleo.
  • Saber elegir los productos. No solo hay que tener en cuenta su calidad y su precio, sino también su impacto ambiental y social, y la conducta de las empresas que los elaboran, como, por ejemplo, que sus productos procedan de procesos respetuosos con el medio ambiente y los derechos humanos.
  • Evitar consumo de plásticos. Escoge productos a granel, artículos con poco embalaje o que sus envases sean retornables. Lleva tu bolsa de tela o tu cesta.
  • Evita siempre que puedas las grandes cadenas de comida rápida.
  • No tires comida e intenta consumir alimentos de producción ecológica.
  • Cuidar el entorno de nuestro hogar. Vigila y refuerza el aislamiento de las puertas y ventanas de nuestra casa y elige electrodomésticos de bajo consumo, de este modo ahorrarás energía y serás más respetuoso con el medio ambiente.
  • Elige el transporte público frente al vehículo privado, siempre que sea posible.
  • Opta por la banca ética. Valora la posibilidad de invertir tus ahorros en bancos y empresas con trayectoria ambiental y el respeto a los derechos laborales.
  • Huye de la cultura del usar y tirar, de la publicidad engañosa, de las ofertas del tres por uno o del “más barato posible”.
  • Opta por nuevas iniciativas de consumo colaborativo como grupos de consumo, compra colectiva y otras.
  • Regala productos de comercio justo o economía social.

Más información en REAS.